Hanoi (VNA)- Consciente de las cambiantes demandas del mercado, el pueblo de la aldea de Chang Son, en el distrito capitalino de Thach That, desarrolla el oficio tradicional de la confección de abanicos de papel, logrando ingresos notables que mejoran su nivel de vida.
Abanicos de Chang Son (Fuente: VNA)

Situada a unos 30 kilómetros de Hanoi, Chang Son conserva varios oficios de artesanías tradicionales, al dedicarse a la confección de sombreros cónicos, y a la producción de pieza de carpintería, y escultura.

En particular, la aldea preserva una gran tradición en la elaboración de abanicos de papel, estrechamente vinculada a la vida de los residentes aquí generación tras generación.

Durante la temporada de cosecha, los agricultores locales están ocupados trabajando en los vastos campos.

Sin embargo, casi todas las familias en Chang Son tienen miembros en casa inmersos en la fabricación de abanicos tradicionales.

La mayoría de los aldeanos aprenden a hacer estos abanicos a una edad muy temprana.

Los habitantes de Chàng Sơn han confeccionado estos bellos artículos durante siglos. En la actualidad, sus productos no se limitan al uso diario sino que se destinan también a la exportación. Los abanicos de Chang Son se venden en mercados muy exigentes como Francia, Alemania y Japón.

Abanicos de gran tamaño como estos muestran la creatividad de los artesanos. Gracias a eso, la fama de Chang Son ha ido más allá de las fronteras de la nación.

La cobertura de la demanda del mercado, la garantía de la calidad del producto y la creatividad son factores clave que ayudan a los aldeanos de Chang Son a conservar ese oficio artesano tradicional. –VNA