Combatientes indonesios en el aeropuerto Ngurah Rai en la isla Bali (Fuente: VNA)
 
Yakarta (VNA)- Un total de 38 ciudadanos indonesios fueron acusados por vincularse a actividades insurgentes en la ciudad de Marawi, en la isla filipina de Mindanao, según informó el vocero de la Policía Nacional de Indonesia, Setyo Wasisto.

Los sospechosos son 37 hombres y una mujer. Entre ellos, se cree que cuatro ya murieron, 12 fueron deportados a Indonesia y 22 permanecieron en Filipinas.

Con anterioridad, la policía filipina reveló que siete ciudadanos indonesios estaban en la lista de personas buscadas por su supuesta participación en actividades del grupo militante Maute, que juró lealtad al autodenominado Estado Islámico (EI).

El presidente filipino, Rodrigo Duterte, impuso la ley marcial en la isla de Mindanao después de que estallara la violencia en Marawi el 23 de mayo cuando las fuerzas de seguridad intentaron capturar a Isnilon Hapilon, comandante del grupo Abu Sayyaf y líder de una rama del grupo EI en Filipinas.

La lucha entre las fuerzas gubernamentales y el grupo de Maute sigue en curso. Hasta la fecha, más de 100 personas murieron en los enfrentamientos, incluyendo 16 civiles.-VNA