El té en la provincia de Bac Giang (Fuente: VNA)
 
Nueva York  (VNA) – La larga historia de la plantación del té en Vietnam, con el legado de colinas cultivadas y árboles centenarios, provoca a los consumidores estadounidenses un gran interés, especialmente en los productos de alta categoría.   

Así lo consideró Peter Goggi, presidente de la Asociación del Té de Estados Unidos, durante un seminario temático que tuvo lugar el fin de semana pasado en Nueva York, al cual asistieron autoridades vietnamitas y expertos extranjeros.

De acuerdo con el dirigente, los clientes locales están acostumbrados a determinados productos; sin embargo, la peculiaridad, el sabor, y la larga tradición son los puntos de fortaleza del té de Vietnam.  

Los especialistas coincidieron en que el país indochino necesita elevar la reputación del rubro mediante una participación más profunda en las cadenas de valor. También recomendaron utilizar la historia de plantación y el arte de tomar el té de Vietnam como herramienta principal de las campañas de promoción.

En ese mercado exigente se estima que cada día 158 millones de personas consumen el té. Cada año los estadounidenses gastan más de 80 mil millones de dólares en ese producto.   

Con una superficie de 124 mil hectáreas, que producen más de 500 mil toneladas de hoja secada anualmente, el cultivo del té creó empleos para 354 mil agricultores en Vietnam y contribuyó notablemente al desarrollo rural y a la reducción de la pobreza. El país indochino es el séptimo mayor productor y el quinto mayor exportador del rubro en el mundo.

Sin embargo, la mayoría de las exportaciones del té de Vietnam tienen como destino mercados de baja calidad, señaló la embajadora Nguyen Phuong Nga, jefa de la misión del país ante las Naciones Unidas.  

En esa situación, el Ministerio de Industria y Comercio de Vietnam realiza un programa, financiado por el gobierno suizo, con el fin de aumentar la competitividad de las exportaciones nacionales mediante el sistema de promoción comercial local.  

Particularmente, ese proyecto posibilita actividades destinadas a construir la imagen del sector del té con la asistencia a las empresas con potencialidad de vender productos de alta calidad a la región norteamericana.  

Actualmente, el programa ayuda a dos compañías en la promoción en Canadá y Nueva York. – VNA