Naypyidaw (VNA)- La economía birmana crecerá 7,8 por ciento en el año fiscal 2016-2017 pese a la presión de la inflación, según pronósticos del Banco Mundial (BM). 

Calle en Rangún (Fuente: wikimedia)

Según el Informe sobre actualización de economías de Asia Oriental y el Pacífico del BM, publicado este jueves en Rangún, en los primeros tres meses del año fiscal que comenzó en abril pasado, el índice de inflación mensual fue de 1,5 por ciento. 

El jefe del grupo económico del Banco Mundial en la región, Sudhir Shetty, valoró que la inflación es una mala señal para los inversores, por eso Myanmar debe buscar medidas de control. 

De acuerdo con el BM, el país sudesteasiático también enfrenta diversos desafíos crecientes en la estabilidad macroeconómica a corto plazo. 

En este sentido, Myanmar debe combinar políticas cautelosas de impuestos, incrementar transacciones monetarias, ajustar de manera flexible el tipo de cambio y fortalecer la capacidad de vigilancia de bancos para controlar esas presiones. – VNA