Un cafetal en período de renovación de plantas (Fuente: VNA)

Ciudad Ho Chi Minh (VNA) – Renovar el método de producción para elevar la calidad de las materias primas para la industria cafetera constituye la primera prioridad de los productores de Vietnam -segundo mayor exportador mundial del café-, en medio de la disminución de los precios.

Según Le Van Duc, subjefe del Departamento de Cultivo, Vietnam cuenta con más de 650 mil hectáreas de terreno sembrado de café, principalmente en la Altiplanicie Occidental, en el Centro.

De este total en unas 200 mil hectáreas se necesita plantar nuevos cafetos, pero hasta el momento la tarea fue cumplida en sólo 115 mil hectáreas, precisó.

De hecho, aunque la renovación de las plantas es costosa y riesgosa, es obligatorio realizarla para garantizar la calidad de la materia prima para los exportadores.

Para reducir los riesgos, los caficultores deberán estudiar información sobre las variedades de alto rendimiento, mientras las autoridades tendrán que instruir a los cultivadores en la aplicación de técnicas y en la solicitación de créditos.

La Asociación de Café y Cacao de Vietnam (ACCV) ofreció a los caficultores en la Altiplanicie Occidental 20 toneladas de semillas y 560 mil árboles de alto valor, lo que sumó a los 11 millones de plantas suministradas por la compañía Nestlé Vietnam, reveló el vicepresidente de ACCV Nguyen Nam Hai.

Por otro lado, el Banco Mundial también realiza un proyecto de asistencia al Ministerio vietnamita de Agricultura y Desarrollo Rural.

Chris Jackson, principal experto en desarrollo rural del Banco Mundial, dijo que el plan ayudará a Vietnam a aumentar la calidad del rubro, para alcanzar el nivel de renovación del cultivo en otros países exportadores.

Los coordinadores del proyecto trabajarán con la Organización Internacional de Café para adquirir y divulgar nuevas técnicas a los cultivadores, añadió.

Además, es necesario que las empresas cambien el modelo de comprar materias primas para estimular a los productores a mejorar la calidad, señaló Nguyen Do Anh Tuan, director del Instituto de Políticas y Estrategias de Desarrollo Agrícola y Rural.

Otra labor importante es establecer los criterios para clasificar las semillas, en aras de mejorar el prestigio de los productos vietnamitas en los mercados exigentes como Alemania, Estados Unidos, Italia, España y Bélgica, donde el café de calidad es el café mero, sin cualquier sustancia adictiva.

Según Do Ha Nam, presidente de la Junta administrativa de la compañía de exportación e importación Intimex, si los caficultores categorizan las semillas justo en el momento de cosechar, se podrá reducir gastos para las compañías, lo que aumentará los ingresos para los agricultores. – VNA