Phnom Penh (VNA) – La última campaña antidrogas del gobierno de Camboya descubrió más de mil casos y detuvo a unos dos mil 500 sospechosos vinculados al tráfico y consumo de sustancias ilegales tras un mes desde su despliegue.

Fotos de ilustración (Fuente: VNA)

Según la policía nacional, en enero las autoridades incautaron más de nueve kilogramos de drogas, 11 automóviles, 257 motocicletas y 703 teléfonos móviles.

Con anterioridad, el primer ministro de Camboya, Hun Sen, anunció un plan de seis meses para combatir el narcotráfico.

Según las leyes del país, las personas relacionadas con el consumo de drogas serán sancionadas de uno a seis meses de prisión y con multas de hasta 250 dólares.

Los casos vinculados al tráfico de sustancias ilícitas enfrentarán penas de prisión de dos a cinco años y dos mil 500 dólares de multa. –VNA

VNA-INTER