Ottawa (VNA) – Canadá subrayó la naturaleza vinculante del fallo de la Corte Permanente de Arbitraje (PCA) de La Haya sobre la demanda de Filipinas contra China en relación con la disputa territorial en el Mar del Este. 

El ministro de Asuntos Exteriores de Canadá, Stephane Dion (Fuente: VNA)

En una declaración publicada este jueves 21, el ministro de Asuntos Exteriores de Canadá, Stephane Dion, ratificó que PCA, establecida en virtud de la Convención de las Naciones Unidas sobre el derecho del mar (UNCLOS) de 1982, dictaminó un veredicto vinculante para todas las partes. 

Por lo tanto, las partes deben respetar el dictamen, sin importar si una esté de acuerdo o no con él, enfatizó el canciller canadiense. 

La declaración también subraya que las partes necesitan captar esta oportunidad como trampolín para renovar los esfuerzos por gestionar y resolver pacíficamente las disputas, en concordancia con las leyes internacionales. 

“Estamos profundamente preocupados por las tensiones regionales que han sido escaladas durante años y tienen el potencial de socavar la paz y la estabilidad”, expresó Dion. 

El canciller afirmó que es esencial que todos los estados en la región ejerzan el control y eviten la coerción y acciones que escalen la tensión. 

Además, exhortó a las partes a restringir las actividades de recuperación de tierras, militarización y otras acciones que puedan minar la seguridad y la estabilidad en la región, y evitar movimientos que arriesguen la libertad de navegación marítima y aérea concordante con las leyes internacionales, la seguridad marítima y el comercio internacional. 

Urgió a los reclamantes a restaurar la confianza, mediante la implementación cabal y efectiva de la Declaración sobre la conducta de las partes en el Mar del Este (DOC) y la aceleración de las negociaciones de un vinculante código al respecto (COC). 

“Las leyes internacionales ofrecen el fundamento sobre el cual las relaciones pacíficas entre los estados son construidas, y promover el desarrollo y el uso de las regulaciones universales para resolver los problemas difíciles forma la base de la política exterior de Canadá”, declaró. 

Según la declaración, Canadá está comprometido al mantenimiento de las leyes internacionales y a un orden basado en las regulaciones mundiales para los océanos y mares, así como a la gestión y solución pacífica de las disputas, por ello está dispuesto a contribuir a iniciativas destinadas a consolidar la confianza en la región. 

Según el veredicto pronunciado el 12 pasado por PCA en relación con la disputa territorial que mantienen desde hace tres años China y Filipinas, Beijing no tiene pruebas históricas sobre el Mar del Este ni base legal para sus reclamaciones sobre los recursos en las áreas marítimas dentro de la llamada “línea de los nueve puntos”. 

Esa línea de demarcación territorial de China contradice los términos de la UNCLOS, declaró el tribunal y afirmó que China provocó daños duraderos a los ecosistemas de arrecifes de coral en el archipiélago de Truong Sa (Spratly). 

A pesar de las protestas de la comunidad internacional, Beijing reclamó el poder sobre un 80 por ciento de las aguas en el Mar del Este con la delimitación llamada “línea de los nueve puntos”. 

Tras el anuncio del veredicto en La Haya, Vietnam saludó el hecho de que el tribunal haya dictaminado sobre la demanda de Filipinas contra China. 

En un comunicado de prensa, el portavoz de la cancillería vietnamita, Le Hai Binh, reafirmó una vez más la postura coherente de Hanoi sobre ese caso, como fue mostrada plenamente en la Declaración de la Cancillería vietnamita del día 5 de diciembre de 2014 enviada a la PCA. 

“Sobre ese espíritu, Vietnam apoya enérgicamente la solución de las disputas en el Mar del Este por medios pacíficos, incluido el proceso diplomático y jurídico, sin uso o amenaza de uso de la fuerza, conforme al derecho internacional, especialmente la UNCLOS, el mantenimiento de la paz y estabilidad en la zona, la seguridad y libertad de navegación marítima y aérea en el Mar del Este, y el respeto al principio del imperio de la ley sobre las zonas marítimas y oceánicas”, dijo el vocero. 

Al respecto, Vietnam sigue ratificando su soberanía sobre los archipiélagos de Hoang Sa (Paracel) y Truong Sa (Spratly), las aguas interiores y el mar territorial, los derechos soberanos y jurisdiccionales sobre la zona económica exclusiva y la plataforma continental, los cuales fueron definidos según la UNCLOS, así como todos los derechos e intereses legítimos del país en relación con las estructuras geográficas pertenecientes a Hoang Sa y Truong Sa, remarcó. – VNA