Washington (VNA) – La Casa Blanca afirmó la naturaleza final y vinculante del fallo pronunciado por la Corte Permanente de Arbitraje (CPA) sobre el litigio planteado por Filipinas contra China en relación con la disputa territorial en el Mar del Este. 

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest (Fuente: sputniknews.com)

En una rueda de prensa este martes, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, declaró que Estados Unidos llamará a todas las partes reclamantes a no aprovechar el veredicto como oportunidad para dar paso a la escalada de tensión o a acciones provocativas. 

El mismo día, la candidata del Partido Demócrata en la elección presidencial de noviembre próximo, Hillary Clinton, saludó el fallo de CPA.

Afirmó que Estados Unidos tiene interés grande y duradero en el Mar del Este, así como en las actividades comerciales libres, por eso el comercio sin restricciones en esa zona marítima es fundamental para la economía de ese país. 

La exsecretaria de Estado también propuso que las partes respeten el veredicto y prosigan medidas pacíficas para resolver las disputas. 

Mientras, un asesor del candidato del Partido Republicano Donald Trump dijo que el millonario urgió a los reclamantes a obedecer el fallo de CPA. 

En una declaración conjunta, el presidente de la Comisión de Servicios Armados del Senado, John McCain, y el senador Dan Sullivan saludaron la sentencia de la Corte. 

Los dos congresistas sugirieron que las partes resuelvan las disputas por medios pacíficos, concordantes con las leyes internacionales, y mediante los mecanismos de arbítrate internacional y el diálogo. 

Greg Poling, director de la Iniciativa de Transparencia Marítima de Asia, del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), observó que el veredicto de PCA negó la reclamación de Beijing de la soberanía sobre una gran área dentro de su inventada “línea de los nueve puntos.” 

En un seminario sobre el Mar del Este de CSIS, Poling consideró que el fallo es un estímulo a la solución de las disputas marítimas por medios jurídicos. 

Según el veredicto pronunciado ayer por la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya en relación con la disputa territorial que mantienen desde hace tres años China y Filipinas, la reclamación de Beijing de “derechos históricos” en las aguas demarcadas por la llamada “línea de los nueve puntos”, contradice los términos de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS) de 1982. 

China no tiene pruebas históricas ni base legal para sus reclamaciones sobre los recursos en las áreas marítimas dentro de esa línea, según CPA. 

La Corte afirmó que ninguna isla en el archipiélago Truong Sa (Spratly) crea a China el derecho de reclamar una zona económica exclusiva (ZEE). 

En tal sentido, Beijing no tiene la jurisdicción de ZEE en la zona de 200 millas náuticas alrededor del arrecife Vanh Khan (Mischief) o del banco de arena Co May (Thomas), declaró la Corte. 

También clarificó que la estructura Ba Binh (Itu Aba) es una roca, por eso no reúne las condiciones necesarias para establecer una ZEE. 

En la ocasión, Vietnam saludó el hecho de que PCA haya dictaminado sobre la demanda de Filipinas contra China, y emitirá una declaración sobre el tema. 

Durante una rueda de prensa, el portavoz de la cancillería vietnamita, Le Hai Binh, reafirmó la postura coherente de Hanoi sobre ese caso como fue mostrado plenamente en la Declaración de la Cancillería vietnamita del día 5 de diciembre de 2014 enviada a la Corte. 

“Sobre ese espíritu, Vietnam apoya enérgicamente la solución de las disputas en el Mar del Este por medios pacíficos, incluido el proceso diplomático y jurídico, sin uso o amenaza d uso de la fuerza, conforme al derecho internacional, especialmente la UNCLOS, el mantenimiento de la paz y estabilidad en la zona, la seguridad y libertad de navegación marítima y aérea en el Mar del Este, y el respeto al principio del imperio de la ley sobre las zonas marítimas y oceánicas”, dijo. 

Al respecto, Vietnam sigue ratificando su soberanía sobre los archipiélagos de Hoang Sa (Paracel) y Truong Sa (Spratly), las aguas interiores y el mar territorial, los derechos soberanos y jurisdiccionales sobre la zona económica exclusiva y la plataforma continental, los cuales fueron definidos según la UNCLOS, así como todos los derechos e intereses legítimos del país en relación con las estructuras geográficas pertenecientes a Hoang Sa y Truong Sa, remarcó. – VNA