Hanoi (VNA) – Japón exhortó a las partes involucradas en las disputas en el Mar del Este a respetar el veredicto de la Corte Permanente de Arbitraje (PCA) en La Haya sobre el litigio planteado por Filipinas contra China. 

Fumio Kishida (Fuente: VNA)

En una declaración publicada la víspera, el ministro de Relaciones Exteriores de Japón, Fumio Kishida, afirmó la naturaleza “final y jurídicamente vinculante” del fallo de PCA y aseguró que Tokio respalda constantemente la solución de las disputas marítimas con el respeto a las leyes y el desempeño de medios pacíficos, sin el uso o la amenaza de utilizar la fuerza. 

En tanto, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, llamó a China a respetar el sistema internacional, en el contexto de que la segunda mayor economía mundial enfrenta disputas soberanas en el mar y litigios de comercio global. 

Al hablar ayer en Beijing durante la Cumbre 18 entre la Unión Europea y China, pocas horas antes de que PCA se pronunciara sobre el caso, Tusk declaró que el orden internacional basado en las leyes responde al interés común de ambas partes, por eso China y el bloque deben protegerlo, en beneficio de sus pobladores. 

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Singapur llamó a las partes concernientes a respetar cabalmente los procesos legales y diplomáticos, ejercer autocontrol y evitar cualquier acción que aumente la tensión en la región. 

Un vocero de la cancillería dijo este martes a la prensa que Singapur respalda la solución pacífica de los desacuerdos en concordancia con las leyes internacionales, incluida la Convención de las Naciones Unidas sobre el derecho del mar (UNCLOS) de 1982, sin el uso o la amenaza de utilizar la fuerza. 

Singapur apoya el mantenimiento de un orden basado en las leyes, que defienda y proteja los derechos y privilegios de todos los países”, declaró. 

En una declaración publicada pocas horas antes de la decisión de PCA, la cancillería tailandesa afirmó la necesidad de recuperar la confianza entre los países en la región. 

Ratificó que la situación en el Mar del Este debe ser resuelta sobre la base de la confianza mutua, así como del beneficio equitativo, que refleja las relaciones duraderas entre la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático y China. 

En Canadá, el senador Tobias C. Enverga Jr. proclamó en un comunicado de prensa que el veredicto de PCA es una declaración clara de la comunidad internacional rechazando las reclamaciones de Beijing. 

Exhortó al gobierno canadiense a hacer lo máximo para garantizar el cumplimiento por todas las partes de las regulaciones globales y llamó a China a cumplir sus responsabilidades dispuestas en la UNCLOS, que Beijing ratificó en 1996. 

El académico canadiense David Welch, de la Escuela Balsillie para Asuntos Internacionales, alertó que China enfrentará dificultades al persistir en que el fallo de PCA no sea jurídica, política y prácticamente vinculante. 

Según el veredicto pronunciado ayer por la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya en relación con la disputa territorial que mantienen desde hace tres años China y Filipinas, Beijing no tiene pruebas históricas sobre el Mar del Este ni base legal para sus reclamaciones sobre los recursos en las áreas marítimas dentro de su inventada “línea de los nueve puntos”. 

Esa línea de demarcación territorial de China contradice los términos de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS) de 1982, declaró el tribunal y afirmó que China dejó daños duraderos a los ecosistemas de arrecifes de coral en el archipiélago de Truong Sa (Spratly). 

En la ocasión, Vietnam saludó el hecho de que PCA haya dictaminado sobre la demanda de Filipinas contra China, y emitirá una declaración sobre el tema. 

Vietnam apoya enérgicamente la solución de las disputas en el Mar del Este por medios pacíficos, incluido el proceso diplomático y jurídico, sin uso o amenaza d uso de la fuerza, conforme al derecho internacional, especialmente la UNCLOS, el mantenimiento de la paz y estabilidad en la zona, la seguridad y libertad de navegación marítima y aérea en el Mar del Este, y el respeto al principio del imperio de la ley sobre las zonas marítimas y oceánicas, declaró el portavoz de la cancillería, Le Hai Binh, durante una rueda de prensa. 

Vietnam sigue ratificando su soberanía sobre los archipiélagos de Hoang Sa (Paracel) y Truong Sa (Spratly), las aguas interiores y el mar territorial, los derechos soberanos y jurisdiccionales sobre la zona económica exclusiva y la plataforma continental, los cuales fueron definidos según la UNCLOS, así como todos los derechos e intereses legítimos del país en relación con las estructuras geográficas pertenecientes a Hoang Sa y Truong Sa, remarcó. – VNA