Hanoi, (VNA) – Un solemne acto conmemorativo del aniversario 50 del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre Vietnam y Camboya (24 de junio de 1967) fue celebrado hoy en esta capital.
La presidenta de la Asamblea Nacional de Vietnam, Nguyen Thi Kim Ngan (Fuente: VNA)

La presidenta de la Asamblea Nacional de Vietnam, Nguyen Thi Kim Ngan, hizo un repaso de la historia de los nexos bilaterales, cuya fundación fue calificada por el Presidente Ho Chi Minh como una “eminente manifestación de la amistad estrecha y la solidaridad en la lucha”, un “evento histórico en las relaciones entre Vietnam y Camboya, un factor positivo para el mantenimiento de la paz en la Indochina y el Sudeste Asiático”.

En la ocasión, manifestó la gratitud a los combatientes y expertos vietnamitas caídos en Camboya durante la lucha contra la pandilla genocida de Pol Pot, quienes sacrificaron hasta su vida para la solidaridad y la amistad entre los dos pueblos.

Además, aplaudió los logros alcanzados por el pueblo vecino bajo el reinado de Norodom Sihamoni y el liderazgo del Senado, la Asamblea Nacional y el gobierno de Camboya.

Por su parte, el presidente de la Asamblea Nacional de Camboya, Heng Samrin, quien se encuentra de visita aquí, manifestó su profundo agradecimiento por el apoyo ofrecido por Vietnam a su país durante la lucha contra el régimen genocida en el pasado y en la construcción nacional en la actualidad.

Expresó su convicción de que las relaciones amistosas tradicionales deben ser preservadas y promovidas por las generaciones sucesoras.

Durante la ceremonia, ambos dirigentes se manifestaron satisfechos ante el desarrollo multifacético de los vínculos bilaterales, impulsado por el intercambio frecuente de visitas de alto nivel.

En concreto, la cooperación entre las dos Asambleas Nacionales se fomentó en las esferas de legislación, supervisión y coordinación en los foros interparlamentarios; los nexos entre los ministerios, agencias y localidades alcanzaron resultados cada vez mejores; mientras las dinámicas actividades de intercambio de pueblo a pueblo contribuyeron a profundizar la comprensión mutua, especialmente entre las generaciones jóvenes.

Con respecto a la defensa-seguridad, las dos partes se esforzaron para construir una línea fronteriza común de paz, amistad, cooperación y desarrollo sostenible.

Los nexos en la economía, el comercio-inversión, el turismo, la cultura y la educación, entre otros sectores, crecieron constantemente, beneficiando a ambos países.

Por otro lado, las dos naciones mantuvieron la coordinación estrecha en los foros regionales e internacionales. 

En la ocasión, representantes de las generaciones jóvenes de ambos países se comprometieron a continuar cultivando los nexos de amistad tradicional entre los dos pueblos. – VNA