Foto de ilustración (Fuente: VNA)
 

Hanoi (VNA) – El control de las emisiones de gases residuales en las industrias, en el transporte y en el sector energético aparece en el plan de acción nacional de Vietnam sobre la gestión de la calidad del aire hasta 2020, con visión hacia 2025. 

Según el programa, aprobado recientemente por el jefe del gobierno, para 2020 el 80 por ciento de las fábricas de acero, sustancias químicas y fertilizantes deberán cumplir los estándares ambientales sobre el tratamiento de polvo y gases como SO2, NOx y CO. 

El 70 por ciento de esas plantas también deberán instalar el sistema de observación automática continua de emisiones, mientras las respectivas metas para las centrales hidroeléctricas y las fábricas de cemento son de 90 y 80 por ciento. 

Otro objetivo es hacer el inventario de gases residuales al 90 por ciento de las centrales termoeléctricas, el 80 por ciento de las plantas de cemento y el 70 por ciento de las de acero, sustancias químicas y fertilizantes. 

El plan también propone calcular la contaminación de polvo en las grandes urbes e incrementar la capacidad nacional de controlar las emisiones de gases de efecto invernadero e intensificar la supervisión de la calidad del aire mediante el aumento de las estaciones observadoras. 

La mayor prioridad es prevenir la contaminación del aire, en combinación el tratamiento. La gestión de la calidad de la atmósfera debe concordar con las condiciones socioeconómicas del país y basarse en cálculos de efectos ambientales y la capacidad del presupuesto. 

Los propietarios de las fuentes emisoras y organismos del control estatal son responsables de esa tarea, sometida a la supervisión del público. 

El plan presenta numerosas soluciones, entre ellas perfeccionar el marco legal para la gestión de la calidad del aire, incrementar los recursos para las actividades al respecto, impulsar la cooperación internacional y la investigación científica, intensificar la supervisión sobre la ejecución legal, y mejorar la conciencia pública. – VNA