Hanoi (VNA) Entre los vietnamitas, existe un dicho: "Trabajar todo el año para solo tres días de Tet", lo que explica la importancia particular del Tet Nguyen Dan o Tet Viet (fiesta tradicional vietnamita del año nuevo lunar). 

Miembros de una familian preparan "banh chung" (Fuente: Internet)


El Tet Viet ha sido durante mucho tiempo una oportunidad no solo para dar la bienvenida al año nuevo en reuniones familiares, sino también para que los vietnamitas demuestren sus finas costumbres culturales durante los primeros días de la primavera. 

Aunque las prácticas de bienvenida al Tet varían ligeramente de una región a otra, invariablemente incluyen siguientes rasgos típicos: Sam Tet (Compras para el Tet), Le Tet (Ritos del Tet), An Tet (Comidas del Tet) Tet y Choi Tet (Paseos de primavera). 

Hacer compras en preparación del Tet es una afición de los vietnamitas. En los días previos, aparecen por todas partes mercados de flores (melocotón, albaricoque), kumquats, de escritura caligráfica y de antigüedades, que organizan solo una vez al año en varias localidades al servicio de los intereses vietnamitas para la celebración del Tet. 

Hoy en día, aunque algunos habitantes urbanos, influenciados por la cultura occidental, prefieren utilizar vinos extranjeros y whiskies o flores y peces ornamentales, las ramas floridas de melocotón, de albaricoque y plantas de kumquat no pueden estar ausentes de la fiesta del Tet en sus hogares. 

La compra de ideogramas es también un hobby de los vietnamitas en la celebración que merece mención especial. Antiguamente, con la llegada del Tet la gente iba a menudo a las casas de los eruditos o estudiosos a solicitar caracteres chinos para colgarlos en sus casas, con el deseo de buena educación para sus hijos y buen comportamiento de los miembros de la familia. 

Actualmente, esta costumbre aún existe en diversas formas, e ir al mercado de letras caligráficas es uno de los días más interesantes durante el principio de la primavera. 

Como dice la antigua frase "Doi gio cha, no ba ngay Tet" (Poco en el aniversario de la muerte del padre, pero abundante durante tres días del Tet), el pueblo vietnamita, incluso los más pobres, busca maneras de tener buenas comidas en el Tet, con mejores alimentos que los del diario. Esto demuestra que los vietnamitas conceden especial importancia a la buena comida durante los días del Tet como aspiración seria para una vida más abundante, feliz y próspera en el nuevo año. 

En cuanto a las tradiciones culinarias durante el Tet, puede encontrarse muchas cosas interesantes. El estilo gastronómico vietnamita varía según las culturas regionales. 

En la mesa del Tet de los norteños se encuentran siempre platos tradicionales como Banh Chung (pasteles cuadrados de arroz glutinoso, cerdo y guisantes envueltos en hojas de banano y otras plantas), pollo hervido, cebollas encurtidas, rollitos de primavera fritos, pasta de carne magra de cerdo, brotes de bambú y sopa de brotes de bambú secos y cerdo, o sopa de fideos. 

Entre los sureños no falta Banh Tet (pequeños pasteles de arroz glutinoso cilíndricos), cebollas chinas en escabeche, carne de cerdo cocida en leche de coco y sopa de camarones y melón amargo (Momordica charantia). 

Además de los platos antes mencionados, los visitantes pueden ser regalados con jengibre azucarado y fruta confitada, semillas de loto endulzadas, así como vino tinto, aguardiente de arroz, cervezas y refrescos. 

Muchas familias tienen la costumbre de preparar los platos del Tet por sí mismas, incluso la elaboración de Banh Chung y Banh Tet. La imagen de todos los miembros de la familia envolviendo Banh Chung, y luego sentados junto al fuego para hervir esos pasteles existirá para siempre en la mente de cada vietnamita, especialmente de los que viven lejos de sus familias, de sus lugares de origen, como la más hermosa memoria, llena de sentimientos. 

Le Tet (ritos del Tet) son las actividades de las ceremonias espirituales, religiosas y tradicionales durante las fiestas del año nuevo lunar. Como el pueblo vietnamita siempre atesora cortesía y rectitud, así como el espíritu de recordar sus fuentes al beber agua, que muestra la veneración por sus ancestros y deidades, el Tet es una oportunidad de demostrar esta valiosa tradición cultural. 

Aunque el Tet se realiza solo en los tres primeros días del primer mes lunar, muchas actividades relacionadas tienen lugar varios días antes y después. 

Durante el festival del Tet, la gente hace visitas a sus familiares y amigos. Los hijos y nietos les desean buena salud y longevidad a sus padres o abuelos. Los amigos entre sí se desean unos a otros felicidad y prosperidad, y esto va acompañado de la entrega de pequeñas cantidades de dinero colocadas en sobres rojos. 

Las ceremonias del Tet varían en el tiempo y de una localidad a otra, pero las costumbres y prácticas importantes, como la plantación del Cay Neu (poste de bambú con campanitas colgantes) en el patio de cada casa, el culto de fin de año, el de la víspera del año nuevo lunar, la recolección de los brotes de la primavera y regalos de dinero (Li xi), no han cambiado mayormente. 

En el último día lunar del año, cada familia prepara una bandeja de comida para ofrecer a los ancestros y las deidades, que se conoce como "Cung tat nien" (culto del fin de año). Esta es también una comida de reunión familiar. Es por eso que los vietnamitas desean siempre volver a casa para una cálida reunión familiar a pesar de que trabajen o vivan lejos del hogar. 

Después de la cena de fin de año, cada familia prepara otra bandeja de frutas, pollo, pasteles, arroz glutinoso al vapor para el Cung giao thua (culto de la víspera del año nuevo lunar). Esto marca el momento sagrado de transición del año viejo al nuevo año. 

Tras el rito de Cung giao thua, los vietnamitas suelen ir a las pagodas para rezar por la suerte, la felicidad, la prosperidad y el éxito en el nuevo año. 

Cuando el Tet llega a su fin, se preparan ofrendas de adoración para despedir las fiestas. En resumen, el Tet vietnamita lleva profundos rasgos culturales populares tradicionales, que demuestran la benevolencia y la entereza, el recuerdo de las fuentes al beber agua y que constituye un vínculo sentimental dentro de las familias, las generaciones y la sociedad. 

Choi Tet demuestra las características culturales refinadas vietnamitas. Es costumbre, en los primeros días del año nuevo lunar, dar paseos de primavera a las pagodas o templos de los santos conocidos, porque se cree que se barrerán los problemas y preocupaciones del año viejo y estará el año nuevo bajo los mejores auspicios. 

Además de las pagodas, los vietnamitas también tienen opciones de asistir a cualquiera de los más de 8 000 ritos y festivales organizados principalmente en primavera, para conmemorar a los antepasados que tuvieron grandes méritos en la fundación de los pueblos o el país. 

Los paseos de primavera y visitas a pagodas durante el Tet no son solo entretenimientos, sino también demuestran la ética de recordar las fuentes al beber agua y recordar las hazañas registradas por sus antepasados en la construcción y la defensa nacional.-VNA