Hanoi (VNA)- Los médicos militares de un puesto fronterizo cercano a la isla vietnamita de An Son desempeñan un papel fundamental en la atención a los habitantes de esa ínsula, ante la escasez de servicios sanitarios en ese territorio. 
 

Fotos de ilustración (Fuente: VNA)

El distrito insular cuenta con cuatro mil 500 habitantes, pero solo tiene una clínica con un médico y tres farmacias.

Cada día, los galenos prestan atención médica a los pobladores en sus casas. Este esfuerzo ha contribuido enormemente al mejoramiento de la salud del pueblo y la prevención de enfermedades en la isla.

Los médicos militares también coordinan con autoridades locales para organizar cada mes eventos de entrega gratuita de medicinas a los pobladores.

Ahora la imagen de un médico en uniforme militar que visita diariamente cada casa en la isla es muy familiar para los habitantes, ellos saben que un ángel siempre está ahí para cuidar de su salud. –VNA

VNA-SOC