Soldados filipinos (Fuente:VNA)
Manila (VNA) – Alrededor de dos mil civiles se encuentran atrapados en medio de los violentos combates entre las fuerzas filipinas y los insurgentes islamistas en la ciudad de Marawi en la isla de Mindanao.

Con anterioridad, el presidente filipino, Rodrigo Duterte, declaró la ley marcial de 60 días en Mindanao, tras varios enfrentamientos en Marawi entre el Ejército y los insurgentes, que juraron lealtad al autodenominado Estado Islámico (EI) y de acuerdo con el jefe de Estado,  la ley podría prolongarse por un año.

Sin embargo, los bombardeos del ejército y los enfrentamientos en las calles no se han podido terminar esa crisis en Marawi, una de las mayores ciudades islámicas en Filipinas.

Zia Alonto Adiong, portavoz del Comité de gestión de crisis de Mindanao, dijo que los civiles atrapados están pidiendo ayuda debido a que no pueden salir de las áreas de combate.

Las autoridades anunciaron que los islámicos extremistas mataron a 19 civiles en Marawi, incluidos mujeres y niños.

El portavoz de la Oficina del presidente, Ernesto Abella, informó hoy que las fuerzas del gobierno han controlado la mayoría de Marawi, aunque quedaron varias zonas en manos de los yihadistas.

El enfrentamiento entre el ejército y los insurrectos en Marawi estalló el 23 de mayo luego de la detección por parte de las fuerzas de seguridad pública de la casa refugio de Isnilon Hapilon, líder del grupo terrorista Abu Sayyaf en la urbe.

Formado a inicios de los años 90 del siglo pasado, Abu Sayyaf está integrado actualmente por unos 400 extremistas islámicos y opera principalmente en la región meridional de Filipinas, donde ha realizado numerosos secuestros, ataques con bombas y asesinatos de rehenes.- VNA
VNA-INT