Manila (VNA) – El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, manifestó el deseo de incrementar los nexos económicos con Rusia y China, en medio de la desvalorización de la moneda nacional (peso) y el estancamiento de la bolsa de valores. 

Rodrigo Duterte (Fuente: Getty Images)

Duterte anunció este lunes que visitará estos dos países este año para trazar una política exterior independiente y abrir la puerta a una alianza con esas potencias. 

La economía filipina enfrenta riesgos de incertidumbre, después de que la consultoría de confianza Standard & Poor´s, con sede en Nueva York, alertó que la impredecibilidad e inestabilidad de Duterte en las políticas internas y externas podría amenazar a la economía. 

Esa organización dejó la puerta abierta a la posibilidad de no aumentar el nivel de confianza de esa nación sudesteasiática en los dos próximos años. 

El valor del peso filipino llegó ayer a su punto más bajo en los últimos siete años, debido a las preocupaciones de inversores sobre las políticas del nuevo presidente. Mientras, la bolsa de valores experimentó un descenso de 1,18 por ciento. 

De acuerdo con la agencia noticiosa Bloomberg, los fondos de inversión extranjeros en la bolsa vendieron acciones en 23 consecutivas jornadas, a causa de las inquietudes en torno a las campañas antidroga de Duterte, así como sus palabras descorteses sobre Estados Unidos y las Naciones Unidas. 

Según datos de la policía, más de tres mil 300 sospechosos de ser traficantes y drogadictos fueron eliminados durante esas actividades por las fuerzas de seguridad de Filipinas, después de que Duterte asumió al cargo el 30 de junio pasado. – VNA