A pesar de los impactos de la devaluación del yuan chino y la caída del precio de petróleo, el Producto Interno Bruto (PIB) de Vietnam podrá alcanzar este año un crecimiento de 6,4 por ciento, valoraron economistas.

Foto de ilustración (Fuente: VNA)

Gracias a las soluciones y políticas oportunas y efectivas del Gobierno para estabilizar la macroeconomía, la economía vietnamita mantiene la tendencia de recuperación y logra resultados positivos, informó el ministro de Planificación e Inversión, Bui Quang Vinh.

Una mayor parte de materias primas y maquinarias para las industrias nacionales fueron importadas desde China. Por lo tanto, la devaluación del yuan y el bajo costo de combustibles ayudarán a las empresas a reducir gastos productivos y elevar la competitividad de los productos, en contribución al impulso de la producción e incremento económico, señalaron expertos.

Sin embargo, las mercancías nacionales enfrentan desventajas en la competencia con los productos baratos importados de China, especialmente los artículos de uso doméstico, evaluaron.

En los primeros ocho meses del año, el Índice de Producción Industrial nacional registró un aumento de 9,9 por ciento en relación con el mismo período de 2014, según estadísticas oficiales.

El poder adquisitivo y la demanda nacional muestran índices positivos, teniendo en cuenta que el valor de la venta minorista de mercancías y servicios de consumo creció 10,1 por ciento frente a la cifra de 2014.

El país contó en lo que va de año con nueve mil 301 nuevas empresas por un capital registrado de dos mil 520 millones de dólares para subidas de 41 por ciento y 41,9 por ciento, respectivamente.-VNA