Hanoi (VNA)- A lo largo de la historia, el oficio de hacer retratos ha pasado momentos difíciles, pero aún sobrevive gracias a la dedicación de los viejos artesanos.
 
Foto de ilustración (Fuente: VNA)


En los años 60 del siglo pasado, el oficio de retratar a personas en el casco antiguo de Hanoi floreció con cientos de talleres a lo largo de las calles Hang Ngang, Hang Dao y Hang Duong.

Los hanoyenses nostálgicos todavía recuerdan al talentoso artesano Nguyen Luc, quien con sus trazos podía transmitir todo el sentimiento del personaje. Con el transcurso del tiempo y el desarrollo de la ciencia y la tecnología de la fotografía, el oficio de pintar retratos decayó y la imagen de artistas laboriosos ante sus caballetes también disminuyó.

Los amantes del arte de Ha Thanh (Hanoi), no obstante, se empecinan en los apuntes de los artesanos del barrio antiguo y el retrato pintado todavía tiene aficionados. Aún quedan algunos artistas, como Nguyen Bao Nguyen, que vive en el No.47 de la calle Hang Ngang, y Tran Van Thinh, en el No. 24 de la calle Hang Duong, quienes han seguido dedicándose a esta labor.

"Cuando uno se consagra a un trabajo, el trabajo no lo maltratará". Tal vez por pensar así, el artista Tran Van Thinh se mantiene firme en esta labor, aunque ha pasado momentos difíciles y cambios.

El artesano relató que a los seis años de edad su padre comenzó a enseñarle a pintar retratos y todavía recordó sus palabras: "Este oficio no trae riqueza, sino que enseña al dibujante la paciencia, que es la raíz de todas las labores y los éxitos. Si luego no sigues con esta profesión, tienes que entrenar la paciencia y ese será tu equipaje en el camino de tu vida".

También comentó que en los años 80 y 90 del siglo pasado, el arte del retrato fue rechazado pues la gente se sentía atraída por fotografías en colores, imágenes digitales con tecnología de Photoshop, que proporciona muchos nuevos efectos. En esos tiempos a veces incluso no tenía clientes durante meses.

Y entonces, cuando la moda de fotos con Photoshop se calmó, la gente se dio cuenta de que solo los retratos artísticos en blanco y negro pueden transmitir el carisma, el sentimiento del personaje.

En 1999, un cliente llamado Nguyen Binh, de Dong Da, le llevó una foto muy antigua y dañada en blanco y negro para hacer un retrato. La restauración de la foto le tomó un mes, pero al recibir la imagen, el propietario se puso muy contento porque el retrato era idéntico al original.

Hacía unos años, quedaban dos personas dedicadas a este oficio, Nguyen Bao Nguyen y Tran Van Thinh, pero desde principios de este año, Bao Nguyen, debido a la edad y la salud, no pudo seguir dibujando, así que en el barrio viejo solo trabaja en este arte Van Thinh. Al respecto comentó: "Bao Nguyen es un artesano muy talentoso, pero ya es muy mayor, por eso cuando tiene algún cliente, lo manda a mi taller". – VNA