Hanoi (VNA)- Las elecciones de la Asamblea Nacional (XIV legislatura) y de los consejos populares del mandato 2016- 2021 constituyen una fiesta de toda la población que refleja vívida y plenamente los derechos y los deberes ciudadanos en la construcción de un Estado de Derecho socialista. 

Revisan urnas antes de las elecciones (Fuente: VNA)


Más de 69 millones de electores de todos los territorios del país emitirán mañana sus votos para elegir a sus representantes. Esa labor requiere de cada votante una alta responsabilidad ciudadana y confianza en el cumplimiento de los objetivos de establecer una sociedad equitativa, democrática y civilizada bajo el liderazgo del Partido Comunista de Vietnam (PCV). 

Si hacemos una mirada retrospectiva, las primeras elecciones generales se llevaron a cabo solo cinco meses después del logro de la independencia. En respuesta al llamamiento del Presidente Ho Chi Minh, todos los ciudadanos vietnamitas a partir de 18 años de edad, sin distinción de género, nivel social, etnia o religión, acudieron a las urnas para emitir sus votos. 

La participación masiva en los primeros comicios se realizó sobre la base de los principios democráticos, directivos y de manera secreta, desafiando así el sabotaje de las fuerzas invasoras y hostiles. 

Con el trascurso del tiempo, la Asamblea Nacional (AN) de Vietnam ha alcanzado un avance sin cesar durante los últimos 70 años con 13 legislaturas después del primer sufragio general y ha cumplido eficientemente sus funciones y competencias, conforme a la Constitución y las leyes nacionales. 

Todas las generaciones de los diputados demuestran su alta responsabilidad y contribuyen en gran medida no solo a la lucha por la liberación y la reunificación nacional, sino también a la construcción y desarrollo del país. 

La AN correspondiente a la primera legislatura coadyuvó significativamente a la empresa de consolidar la independencia y la construcción de un país democrático republicano, al éxito de la lucha de resistencia contra los colonialistas y a la recuperación de la economía, así como al establecimiento de un régimen democrático popular y al proceso de conducir el Norte hacia el camino del socialismo. 

Mientras, en el período 1960- 1975, los dirigentes y los diputados del Parlamento de las legislativas II, III, IV y V se empeñaron en desplegar de forma eficiente los lineamientos y la resolución emitida en el III Congreso nacional del PCV y la Constitución de 1959. 

No se puede dejar de mencionar sus grandes aportes al éxito de la construcción del socialismo en el Norte, la lucha contra los invasores, la liberación del Sur y la reunificación nacional. 

En tanto, desde la legislatura VI hasta la XIII, el mayor órgano legislativo ha consolidado cada vez más su papel y su prestigio. 

Durante ese período, el Parlamento realizó varias misiones importantes, tales como la promulgación de distintas versiones de 1980, 1992 y 2013 de la Constitución y de cientos de leyes y ordenanzas, lo que sirven de un fundamento político y legal trascendental para el progreso de la democracia socialista, el establecimiento de un Estado de Derecho socialista, la garantía de los derechos humanos y ciudadanos, y el impulso de la renovación y la integración internacional. 

La XIV edición de las elecciones generales, que se efectuará mañana, se realiza en un complejo contexto regional y mundial. 

En el escenario internacional, se notan un fuerte impulso de la globalización y la integración internacional, un elevado papel del Sudeste de Asia en la arena mundial, una fuerte competencia estratégica entre las grandes potencias con varios factores inestables y severas disputas territoriales y soberanas insulares. 

Mientras tanto, dentro del país, pese al incremento de la fuerza interna, existen aún varios riesgos por enfrentar, tales como la recesión económica, la evolución pacífica, la degradación de la ideología política de una parte de funcionarios, la autoevolución, la autotransformación, la corrupción, la burocracia y el despilfarro. 

Por esa razón, la selección esta vez a los representantes que merecen la confianza de toda la población significa al mismo tiempo una ocasión para elegir a un parlamento y los órganos del poder de distintos niveles capaces de cumplir, en el nuevo contexto, las misiones designadas por el pueblo. 

La edición del sufragio de este año constituye además la primera luego de la emisión de la Constitución 2013 y la Ley de elecciones a diputados de la AN y miembros de los consejos populares de 2015 que reafirma la realidad de que el pueblo es el dueño del país. 

La preparación con cautela para la organización de la gran fiesta contribuye a concientizar a la población sobre la importancia de ejercer sus derechos y cumplir sus deberes ciudadanos. 

Los diálogos entre los candidatos y el electorado antes de las votaciones ayudarán a los votantes a supervisar luego el cumplimiento de los compromisos formulados, tarea que evidencia la participación de todo el pueblo en la construcción de la administración. 

Por otro lado, la organización exitosa de las elecciones tempranas en diferentes zonas apartadas, fronterizas e insulares del país refleja la realidad de que ninguna conspiración y actividad de sabotaje de las fuerzas hostiles puede detener la fuerza de la unidad nacional, el patriotismo y la responsabilidad ciudadana. 

Al emitir votos con espíritu patriótico, cada votante puede confiar en que los diputados y los miembros de los consejos populares de distintos niveles representarán a sus aspiraciones y voluntad en la salvaguarda y desarrollo nacional.- VNA