Hanoi (VNA) - La Embajada vietnamita en Tokio coordina estrechamente con agencias japonesas para garantizar los derechos e intereses legítimos de los trabajadores vietnamitas en ese país, afirmó el portavoz de la Cancillería, Le Hai Binh. 

Trabajadores vietnamitas en Japón. Foto ilustrada. (Fuente: VNA)

En una conferencia de prensa aquí este jueves, el vocero respondió a preguntas acerca del hecho de que 40 empleados coterráneos enviaron una carta a la embajada para solicitar ayuda por el peligroso ambiente laboral y para la vida diaria. 

El departamento de gestión laboral de la Embajada recibió el día 15 pasado una petición de los obreros vietnamitas en Japón, en la cual precisaron que después de su llegada a esa nación, varias personas se ven obligadas a trabajar en ambiente tóxico y vivir en condiciones insalubres. 

El mismo día, la entidad se reunió con representantes de la empresa que envió a esos trabajadores y le pidió revisar el cobro por parte de los empleadores japoneses de la cantidad de dinero más alta que la que pagaron para asegurar condiciones de vida de los obreros. 

También solicitó a la parte japonesa inspeccionar el ambiente laboral de los empleados vietnamitas y resolver las cuestiones relacionadas, de acuerdo con las leyes del país de residencia, informó Hai Binh. 

En cuanto a la respuesta de Vietnam sobre la detención de 42 pescadores compatriotas y la confiscación de sus equipos de pesca y bienes por Malasia, el vocero reiteró que después de recibir la información, la Embajada vietnamita en Kuala Lumpur trabajó con organismos locales para verificar el hecho, y al mismo tiempo, tomó medidas para proteger los derechos legítimos de los afectados. 

Respecto al caso de una mujer vietnamita que saltó de un coche pidiendo ayuda en la ciudad china de Guilin, Hai Binh dijo que la Cancillería instruyó al cónsul general en Nanning a trabajar con las agencias chinas. 

De acuerdo con fuentes oficiales, la mujer llamada Hoang Thi Hieu entró ilegalmente el día 9 pasado a China a través de la frontera común entre las ciudades vietnamita de Lao Cai y china de Yunnan. 

Ella, junto con otros dos en el vehículo, sospechosos de ser traficantes de personas, se encuentra actualmente en la estación policial en la provincia china de Guangxi. La investigación está en curso. 

El cónsul general vietnamita está colaborando con autoridades provinciales para garantizar los derechos legítimos de los ciudadanos vietnamitas, subrayó Hai Binh. – VNA