Foto satelital señala la construcción ilegal por China de pista de aterrizado en el arrecife Chu Thap (Fiery Cross) en el archipiélago Truong Sa (Spratly) de Vietnam (Fuente: CSIS)

Vientiane (VNA) – Estados Unidos está preocupado por las crecientes tensiones en el Mar del Este y las acciones de China en esta zona marítima que podrían conducir una carrera de armamento.

Así lo expresó la asistente adjunta del secretario de Estado para el Sur y Sudeste de Asia de Estados Unidos, Amy E. Searight, durante una entrevista a la prensa vietnamita en ocasión de su visita en Laos para asistir a la Conferencia ampliada de Altos Funcionarios Militares de ASEAN (ADSOM+).

La alta funcionaria alertó sobre las actividades de construcción y fortalecimiento por Beijing de islas artificiales en el Mar del Este, así como de la instalación de bases infraestructurales de doble propósito, incluido el militar.

Esos actos pueden dar paso a una carrera armamentista en las islas y en todo el Mar del Este, observó, y exhortó a China a poner fin a esas acciones.

Según Amy E. Searight, esa amenaza es evitable, pero siempre y cuando las partes concernientes actúen con responsabilidad.

Aseguró que de adherirse a diálogos bilaterales y multilaterales, las partes podrán prevenir dicha amenaza, y Estados Unidos respalda ese proceso.

La ADSOM+ atrajo la participación de representantes de los diez países miembros de ASEAN y ocho socios: China, Japón, Sudcorea, Australia, India, Nueva Zelanda, Rusia y Estados Unidos.

Con anterioridad, la Comisión para la Revisión de la Seguridad y Economía Estados Unidos – China presentó el 12 de este mes un informe al Congreso estadounidense, en el cual señaló que la construcción por China de islas artificiales puede haber destruido los arrecifes corales y el hábitat de peces y al mismo tiempo ha violado las leyes internacionales sobre la protección ambiental.

También acusó a China de no publicar suficiente información sobre su evaluación de los impactos en el entorno de esos planes.

Vietnam ratificó, en repetidas ocasiones, su soberanía indiscutible sobre los archipiélagos de Truong Sa (Spratly) y Hoang Sa (Paracel) en el Mar del Este.

Pese al rechazo y las preocupaciones de Hanoi, así como de la comunidad internacional, China continuó acciones que no sólo infringen severamente la soberanía de Vietnam y desencadenan la militarización en esa zona marítima, sino también amenazan la paz, la estabilidad en la región y la seguridad y libertad de la navegación marítima y aérea en el Mar del Este, según el portavoz de la cancillería vietnamita, Le Hai Binh.

Vietnam condena enérgicamente esos actos y exige a China hablar y actuar con responsabilidad y espíritu constructivo en el mantenimiento de la paz y estabilidad en la región y el mundo, con apego a las regulaciones universales, particularmente la Convención de las Naciones Unidas sobre el derecho del mar (UNCLOS) de 1982, y a la Declaración sobre la conducta de las partes en el Mar del Este, declaró. – VNA