Hanoi (VNA) – El viceprimer ministro vietnamita Trinh Dinh Dung pidió mejorar la calidad nacional de pronósticos hidrometeorológicos, luego de que las dos primeras tormentas de 2016 provocaron severas pérdidas al país. 

Foto de ilustración (Fuente: VNA)

Al hablar ayer durante una reunión de la Dirección Central de prevención y lucha contra desastres naturales y el Comité Nacional de Búsqueda y Rescate, el subjefe del gobierno instruyó a los organismos pertinentes a fortalecer las obras hidráulicas, revisar la planificación poblacional en las áreas vulnerables a efectos de desastres naturales y elevar la capacidad de asistencia humanitaria. 

Señaló que en los recientes tifones, algunas localidades no fueron activas en la evacuación de los pobladores de áreas peligrosas, mientras las actividades de pronóstico, aunque desplegadas por anticipado, no observaron todas las evoluciones del tiempo, debido a la insuficiencia de infraestructuras y capacidad humana. 

Por su parte, Hoang Van Thang, subjefe de la Dirección Central y viceministro de Agricultura y Desarrollo Rural, consideró que lo más importante es intensificar la información en los medios de comunicaciones para energizar la vigilancia de la población ante los riesgos. 

Además, propuso aumentar el financiamiento para la evacuación de residentes, así como el número de pluviómetros, especialmente en las estaciones comunitarias, para mejorar la conciencia pública sobre la respuesta activa a las amenazas. 

De acuerdo con el viceministro, los dos primeros tifones del 2016 provocaron pérdidas estimadas en 291 millones de dólares. 

Particularmente, el tifón Mirinae dejó como saldo siete muertos y desaparecidos, 63 heridos, casi tres mil viviendas destruidas y mil 316 embarcaciones hundidas. 

Las dos tormentas azotaron unas 65 mil hectáreas de cultivo de arroz, casi 590 mil ganados y aves de corral y 24 hectáreas de producción acuícola. – VNA