China continúa construcción ilegal en Mar del Este (Fuente: WSJ)
 

Praga (VNA) – El fallo de la Corte Permanente de Arbitraje (PCA) que refuta la “línea de nueve tramos” inventada por China, es un avance histórico en los esfuerzos por resolver las disputas en el Mar del Este por medios pacíficos y concordantes con las leyes internacionales. 

Así lo comentó Takashi Hosoda, profesor de derecho internacional en la Universidad Charles, República Checa, al hablar con corresponsales de la Agencia vietnamita de Noticias sobre el veredicto pronunciado el 12 de julio pasado por el Tribunal de La Haya, acerca del litigio de Filipinas contra China en relación con la disputa territorial en el Mar del Este. 

El dictamen de PCA representa la voz de la comunidad internacional y debe ser respetado y cumplido por las partes concernientes, afirmó. 

De acuerdo con Hosoda, la reacción de Beijing sobre el fallo decepcionó a la comunidad mundial. 

El rechazo por China del veredicto del tribunal internacional es irracional y desafía los principios de las leyes y estándares universales – los valores comunes reconocidos, que son base para la formación y el mantenimiento del orden global a partir del fin de la Segunda Guerra Mundial, apuntó. 

Aunque es el país más beneficiado por ese orden mundial, China persigue una política adversa a esa jerarquía con el uso de la fuerza, lo que ha afectado negativamente a las relaciones bilaterales con los países vecinos y ha empeorado la imagen de Beijing en la región y el mundo, señaló. 

La reacción negativa de China sobre el fallo le aislará en la comunidad internacional, alertó. 

El 12 de julio pasado, PCA se pronunció sobre la demanda planteada por Filipinas contra China hace tres años y declaró que la llamada “línea nueve puntos” de Beijing contradice los términos de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS) de 1982. 

Afirmó que China no tiene base legal para reclamar “derechos históricos” sobre los recursos dentro de esa inventada línea de demarcación, y dejó daños duraderos a los ecosistemas de arrecifes de coral en el archipiélago de Truong Sa (Spratly). 

También destacó que Beijing afectó a los derechos de pesca tradicional de Filipinas en el arrecife de Scarborough en el Mar del Este. 

En la ocasión, Vietnam saludó el hecho de que PCA haya dictaminado sobre la demanda de Filipinas contra China. 

Durante una rueda de prensa, el portavoz de la cancillería vietnamita, Le Hai Binh, reafirmó la postura coherente de Hanoi sobre ese caso como fue mostrado plenamente en la Declaración de la Cancillería vietnamita del día 5 de diciembre de 2014 enviada a la Corte de La Haya. 

“Sobre ese espíritu, Vietnam apoya enérgicamente la solución de las disputas en el Mar del Este por medios pacíficos, incluido el proceso diplomático y jurídico, sin uso o amenaza de uso de la fuerza, conforme al derecho internacional, especialmente la UNCLOS, el mantenimiento de la paz y estabilidad en la zona, la seguridad y libertad de navegación marítima y aérea en el Mar del Este, y el respeto al principio del imperio de la ley sobre las zonas marítimas y oceánicas”, dijo el portavoz. 

Al respecto, Vietnam sigue ratificando su soberanía sobre los archipiélagos de Hoang Sa (Paracel) y Truong Sa (Spratly), las aguas interiores y el mar territorial, los derechos soberanos y jurisdiccionales sobre la zona económica exclusiva y la plataforma continental, los cuales fueron definidos según la UNCLOS, así como todos los derechos e intereses legítimos del país en relación con las estructuras geográficas pertenecientes a Hoang Sa y Truong Sa, remarcó. – VNA