Ha Tinh, Vietnam, 01 jun (VNA) - La explosión de los equipos de filtro de eliminación del  polvo del horno de cal en la acería Hung Nghiep Formosa Ha Tinh (FHS, inglés), situada en la provincia centrovietnamita de Ha Tinh, fue consecuencia de la rotura de un filtro de tela.

Foto de ilustración (Fuente: VNA)


De acuerdo con el Comité Popular provincial, la mezcla de polvo de piedra caliza y vapor del proceso de calcinación produjo pasta de polvo en el filtro de tela, la cual provocó una caída de presión, lo que condujo a la mencionada rotura.

La fuente citó los resultados de la investigación anunciados por técnicos de la FHS, expertos del Ministerio de Recursos Naturales y Medio Ambiente y agencias locales competentes.

Tras informar que la explosión no causó víctimas ni daños ambientales, detalló que las pérdidas materiales son pequeñas y que el incidente no ha afectado las pruebas del alto horno de cal, que comenzaron el 29 de mayo, y de un horno de acero, programadas para hoy.

Durante su viaje de investigación a la planta, el secretario del Comité provincial del Partido Comunista de Vietnam, Le Dinh Son, pidió a la FHS que proporcionara información objetiva, científica y precisa sobre la causa de la explosión para los organismos competentes y el público en una semana.

A su vez, FHS prometió que la compañía reemplazará el filtro de tela roto mientras examina todas las instalaciones para garantizar la seguridad absoluta para las pruebas.

Inmediatamente después de recibir información sobre la explosión, que ocurrió a las 20:45 (hora local) del 30 de mayo, funcionarios del Comité Popular de Ha Tinh, el Ministerio de Recursos Naturales y Medio Ambiente y agencias pertinentes acudieron a la planta para esclarecer la causa del incidente.

En abril de 2016, la construcción y las operaciones experimentales de Hung Nghiep Formosa Ha Tinh causaron una severa contaminación del entorno marino y provocaron la muerte masiva de animales acuáticos en varias provincias centrales vietnamitas.                                        

Según datos oficiales, casi 100 toneladas de peces muertos fueron arrastradas por las olas a lo largo de 200 kilómetros de la costa central.

La empresa admitió la responsabilidad en ese caso y se comprometió a compensar con 500 millones de dólares por las pérdidas causadas.- VNA

VNA- SOC