Cosecha de almejas (Fuente: VNA)

 Las ventas de moluscos de valvas al exterior podrán beneficiar a Vietnam con 85 millones de dólares a finales de este año, un aumento de cinco por ciento comparado con 2014.

De acuerdo con el Centro de Promoción Comercial de la Asociación Nacional de Procesadores y Exportadores de Productos Acuáticos (Vasep.Pro), las exportaciones a nueve grandes mercados mundiales totalizaron 80 millones de dólares el año pasado y en la primera mitad de 2015 alcanzaron 40 millones 210 mil dólares, un 4,6 por ciento más que la cifra del idéntico lapso de 2014.

Es de notar que el 87 por ciento de ese monto provino de destinos exigentes como Europa, Estados Unidos y Japón, entre ellos países europeos ocuparon casi 70 por ciento.

Estadísticas del Departamento General de Productos Acuáticos señalan que Vietnam cuenta en la actualidad con más de 150 mil hectáreas de cría de estas especies, principalmente en las provincias costeras de los Deltas del Mekong y Río Rojo.

Esta superficie podrá superar 200 mil hectáreas, lo que constituye una gran potencialidad para la producción al servicio de las futuras exportaciones.

Los proveedores locales intensifican el control sobre las actividades de cosecha para garantizar la transparencia del origen de los rubros, aseguró Tran Ngoc Nhuan, jefe de la filial del Servicio de Gestión de calidad de productos agrícolas, acuícolas y silvícolas de la provincia sureña de Ben Tre.

Particularmente, la almeja de Ben Tre obtuvo en 2009 el certificado del Consejo de Administración Marina (MSC en inglés) para la producción sostenible, con el cual se puede vender a precio de 30 – 50 por ciento más que los similares artículos de otros lugares, destacó.

Sin embargo, de hecho en algunos mercados como Italia, Reino Unido y España se registraron disminuciones de entre 15 y 35 por ciento. Y además en los últimos años la contaminación ambiental y fenómenos extremos del clima afectaron negativamente al rendimiento de Vietnam, expresó Nguyen Thi Anh, directora de la compañía Song Tien.

Ante esa situación, el país necesita adoptar medidas destinadas a proteger el entorno marino, especialmente en las áreas productoras para la exportación, hibridar mejores especies y reducir el tiempo de cría, sugirió.

Al mismo tiempo, cada localidad deberá apoyar a los agricultores a expandir la superficie de cultivo, aumentar la aplicación tecnológica y modernizar el proceso de producción de larvas, así como fortalecer la gestión de los efectos ambientales, añadió Thi Anh.

Por otro lado, Ngo The Anh, experto del Departamento General de Productos Acuáticos, enfatizó que los procesadores nacionales tendrán que cooperar más eficientemente con los importadores extranjeros, mientras las autoridades competentes deberán clarificar los estándares técnicos, incrementar los programas de formación para los productores y supervisores, así como medidas de estímulo para el sector. – VNA