Hanoi,  (VNA) - Obras gráficas de colores vibrantes sobre la guerra en Vietnam, que en lugar de evocar los recuerdos dolorosos del pasado, demuestran la solidaridad entre el pueblo del país indochino y sus hermanos cubanos, así fue la impresión que una exposición del difunto artista René Mederos deja en el público hanoiense.

Exposición de obras gráficas de René Mederos (Fuente; VNA)

Con el tema “Una retrospectiva del presente”, la muestra, inaugurada hoy en esta capital, expone 18 carteles creados por el artista gráfico cubano durante sus dos viajes a Vietnam, los cuales fueron brindados al país asiático por el nieto del autor, Mercelo Brociner.
El embajador cubano, Herminio López Díaz (centro), y Mercelo Brociner (segundo, de derecha a izquierda) (Fuente: VNA)

Complementan el muestrario obras de cinco artistas contemporáneos vietnamitas, gracias al cual la exposición crea un espacio para un diálogo centrado en el legado de Mederos, plasmado mediante ojos de autores de la nación indochina del siglo XXI.
Algunas de las obras de Mederos presentadas en la exposición (Fuente: VNA)

De acuerdo con el embajador de Cuba en Vietnam, Herminio López Díaz, el evento, cuya inauguración cae en el aniversario 127 del natalicio del Presidente Ho Chi Minh (19 de mayo de 1890), representa otro símbolo de los nexos amistosos y solidarios extraordinarios entre los dos pueblos.

El legado artístico de Mederos es una síntesis de la admiración y la solidarida del pueblo cubano hacia la heroica lucha de Vietnam por la independencia y la integridad nacional, y sirve como un instrumento para todos los movimientos de paz en todo el planeta que llamaban al fin de la guerra en el país indochino, afirmó el diplomático.

En 1969, René Mederos (1933-1996) fue enviado por el gobierno cubano a Vietnam para retratar la resistencia del pueblo indochino contra el imperialismo estadounidense, tanto en el Norte como en el Sur. El artista recorrió, hombro a hombro con combatientes vietnamitas, a lo largo del legendario Sendero de Ho Chi Minh, vivió y trabajó entre la comunidad local. Regresó al país sudesteasiático en 1972, y de otra vez creó imágenes de la Revolución del pueblo vietnamita.

Sus dos viajes resultaron en una colección de decenas de obras gráficas de diferentes tamaños, las cuales fueron presentadas por organizaciones antiguerra y en galerías artísticas en todo el mundo.- VNA