Washington (VNA)- El veredicto de la Corte Permanente de Arbitraje (PCA) en La Haya sobre la demanda de Filipinas sobre los reclamos irracionales de China en el Mar del Este es un estímulo a los esfuerzos para resolver las cuestiones relevantes en esta zona marítima.

l director de la Iniciativa de Transparencia Marítima de Asia, del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), Greg Poling (Fuente: VNA)


Así lo valoró ayer el director de la Iniciativa de Transparencia Marítima de Asia, del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), Greg Poling.

El punto más importante en el fallo de la PCA es el rechazo a la reclamación irracional de China de “derechos históricos” en las aguas demarcadas por la llamada “línea de nueve puntos”, explicó.

Eso significa la eliminación completa de la definición “línea de nueve puntos”, así como su valor jurídico, agregó.

En una conversación con corresponsales de la Agencia Vietnamita de Noticias (VNA) en Washington, Greg Polin consideró que el veredicto de PCA tiene significado no sólo para Filipinas, sino también para otras partes concernientes.

Gracias al fallo de PCA, las partes vinculadas tienen un marco jurídico para presentar sus demandas y resolver los conflictos marítimos mediante vías pacíficas y el mecanismo de arbitraje internacional, dijo.

Durante una rueda de prensa, el portavoz de la cancillería vietnamita, Le Hai Binh, reafirmó la postura coherente de Hanoi sobre ese caso, como fue mostrado plenamente en la Declaración de la Cancillería vietnamita del día 5 de diciembre de 2014 enviada a la Corte.

“Sobre ese espíritu, Vietnam apoya enérgicamente la solución de las disputas en el Mar del Este por medios pacíficos, incluido el proceso diplomático y jurídico, sin uso o amenaza de uso de la fuerza, conforme al derecho internacional, especialmente la UNCLOS, el mantenimiento de la paz y estabilidad en la zona, la seguridad y libertad de navegación marítima y aérea en el Mar del Este, y el respeto al principio del imperio de la ley sobre las zonas marítimas y oceánicas”, dijo.

Al respecto, Vietnam sigue ratificando su soberanía sobre los archipiélagos de Hoang Sa (Paracel) y Truong Sa (Spratly), las aguas interiores y el mar territorial, los derechos soberanos y jurisdiccionales sobre la zona económica exclusiva y la plataforma continental, los cuales fueron definidos según la UNCLOS, así como todos los derechos e intereses legítimos del país en relación con las estructuras geográficas pertenecientes a Hoang Sa y Truong Sa, remarcó. – VNA