Hanoi, (VNA)- Las familias de los niños que han sido abusados sexualmente y la comunidad deben levantar su voz y llevar a la justicia esos casos, con el fin de crear en Vietnam un ambiente seguro y sano para este grupo de personas.

El punto de vista fue compartido por expertos en leyes criminales y psicología, y representantes de organizaciones de protección de los niños durante un seminario efectuado la víspera en Hanoi, en medio del creciente número de casos de abuso infantil ocurridos recientemente en Vietnam.

Los participantes debatieron medidas encaminadas a promover el papel de las partes concernientes en la implementación de los derechos de los niños, así como supervisar el cumplimiento de las convenciones internacionales relativas que firma el país.

Según los expertos, los vietnamitas normalmente temen hablar sobre asuntos relacionados con el sexo, violación y abuso sexual infantil. La lenta respuesta y la falta de acciones por parte de las familias, agencias que ejecutan la ley y organizaciones sociales resultan en serias consecuencias en términos de psicología y salud de las víctimas y sus familiares.

Datos del Ministerio de Seguridad Pública señalan que se reportan como promedio anual entre mil 600 y mil 800 casos de abuso sexual.

El 65 por ciento de las víctimas son niños, la mayoría de ellos niñas que están en edades comprendidas de 12 a 15 años. El número de niños menores de seis años ocupa el 13,2 por ciento del número total. – VNA