Manila, 26 dic (VNA) – Al menos una persona murió en la provincia de Quezon por el potente tifón Nock-Ten, que azotó a Filipinas justo al día de la Navidad.
Evacuación de ciudadanos filipinos por el tifón Nock-Ten(Fuente: European Pressphoto Agency)


Según fuentes oficiales, unos 218 mil ciudadanos fueron trasladados a centros de evacuación como medida de precaución.

Las autoridades filipinas advirtieron hoy posibles inundaciones y deslizamientos de tierra por este fenómeno natural.

De acuerdo con el Departamento Meteorológico de Filipinas, el tifón llegó la víspera a la provincia de Catanduanes de la región de Bicol, con vientos de hasta 255 kilómetros por hora, y pasó también por la localidad adyacente de Camarines Sur, con vientos disminuidos a 175 kilómetros y ráfaga de 290 kilómetros por hora.

El fenómeno climatológico se movió hoy hacia las provincias de Batangas y Cavite, al sur de Manila, y se debilitó con vientos de hasta 140 kilómetros y velocidad de 20 kilómetros por hora.

Debido a las lluvias torrenciales y violentos vientos causados por la tormenta, se suspendió el servicio de electricidad de millones de hogares en cinco provincias del país.

Unos 20 tifones azotan Filipinas cada año, y la mayoría de ellos provocan daños muy graves. En noviembre de 2013, el tifón Haiyan, uno de los más potentes de la historia, causó más de siete mil muertos y desaparecidos en la región central del país. –VNA

VNA- INTER