Manila, (VNA) El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, planea la inversión de más de 168 mil millones de dólares para el desarrollo infraestructural del país durante los seis años de su mandato.

Foto de ilustración (Fuente: VNA)


Se prevé que el monto destinado a la base infraestructural de Filipinas en 2022 equivalga a 7,2 por ciento del Producto Interno Bruto, un nivel muy superior a la cifra de sólo 1,8 por ciento en 2011.

Según un informe de la empresa japonesa de servicios financieros Nomura, Filipinas está en el puesto 95 a nivel mundial en el ámbito de desarrollo de su infraestructura, adelantadas por una serie de naciones vecinas.

La base infraestructural insuficiente ha creado numerosas limitaciones al crecimiento económico de este país sudesteasiático.

Sin embargo, Duterte enfrentará varios desafíos durante el despliegue de este proyecto, entre ellos, el problema más difícil será la escasez de recursos humanos de alta calificación en la administración y supervisión.

Por otro lado, la corrupción y la burocracia constituyen dos de los asuntos más urgentes que requieren soluciones. –VNA