Manila (VNA)- Al menos 13 marines perdieron la vida y otros 40 resultaron heridos en un enfrentamiento con el grupo armado Maute, afín al autodenominado Estado Islámico (EI), en la ciudad de Marawi, en la isla sureña filipina de Mindanao.
Combatientes filipinos en Marawi (Fuente: VNA)

El teniente coronel Jo-Ar Herrera, portavoz del Batallón 1 de Infantería del Ejército, reportó el enfrentamiento y detalló que el combate se estalló la noche del viernes en el distrito de Bangolo, en Marawi, cuando los soldados filipinos llevaban a cabo una operación casa por casa para buscar a milicianos del grupo Maute.

En una conferencia de prensa la víspera, el vocero indicó que la batalla se prolongó por 12 horas, ya que alrededor de 30 o 40 miembros del grupo Maute utilizaron a civiles como escudos humanos, dificultando la actuación de las Fuerzas Armadas Filipinas (AFP, en inglés), y se posicionaron en muchas mezquitas de la ciudad.

El ejército filipino sufrió 13 bajas, lo que eleva a 58 el número de soldados muertos en los combates, en los cuales también han perdido la vida 138 integrantes del grupo islamista y 20 civiles, desde que comenzó la campaña militar contra el grupo Maute a finales del mes pasado.

Durante dos semanas, las fuerzas gubernamentales han estado tratando de expulsar a los islamistas que siguen atrincherados en los edificios y casas en el distrito comercial de la ciudad, donde resisten a los ataques terrestres y aéreos.

El Ejército precisó que el objetivo de la campaña era poner fin al asedio del Maute y levantar la bandera de Filipinas como un símbolo de que Marawi no es parte del grupo yihadista EI.

En otro acontecimiento relacionado, el presidente filipino, Rodrigo Duterte, impuso la ley marcial en toda la región de Mindanao, unas horas después de que la lucha estalló en Marawi, en un intento por aplastar rápidamente al grupo Maute, afín al EI. – VNA