Manila, (VNA)- El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, declaró la ley marcial de 60 días en el estado sureño de Mindanao, tras varios enfrentamientos en la ciudad de Marawi entre el Ejército y el grupo armado Abu Sayyaf, que juró lealtad al autodenominado Estado Islámico (EI).

Soldados de Filipinas en Mindanao (Fuente: VNA)


El presidente filipino, quien se encuentra en la actualidad en una visita a Rusia, destacó que la ley marcial podría prolongarse por un año.

Durante su estancia en el país euroasiático, Duterte también sostuvo un encuentro con el presidente anfitrión, Vladimir Putin, en el cual expresó el deseo de que Rusia ayude a su nación a mejorar los equipamientos militares, con el fin de fortalecer la lucha antiterrorista.

Según los medios de comunicación de Filipinas, al menos un policía falleció cuando las fuerzas de seguridad atacaron una casa donde supuestamente estuvo Isnilon Hapilon, el líder del grupo terrorista Abu Sayyaf en Marawi.

Formado a inicios de los años 90 del siglo pasado, Abu Sayyaf está integrado actualmente por unos 400 extremistas islámicos y opera principalmente en la región meridional de Filipinas, donde ha realizado numerosos secuestros, ataques con bombas y asesinatos de rehenes.

El gobierno de Filipinas otorgará más de 20 mil dólares a personas que capturen "vivo o muerto" a cualquier miembro del grupo insurgente Abu Sayyaf que haya escapado de la operación realizada por las fuerzas de seguridad en la provincia central de Bohol.- VNA