Manila (VNA)- Extremistas islámicos en el sur de Filipinas asesinaron a siete madereros locales, a los cuales habían secuestrados la semana pasada, anunció la policía.
Combatientes filipinos en Marawi (Fuente: VNA)

Los cuerpos sin vida de las víctimas fueron encontrados el domingo en una aldea montañosa en la isla de Basilan.

La policía local culpó por los asesinatos a una facción del grupo Abu Sayyaf que se dedicaba a pedir rescate por las víctimas secuestradas. Sin embargo, según las autoridades, la causa del incidente no estuvo motivada por un pedido de rescate, sino por problemas de negocios.

Una facción basada en Basilan ha proclamado su lealtad al grupo terrorista autodenominado Estado Islámico (EI), al tiempo que sus militantes han estado ocupando partes de la ciudad de Marawi en la isla meridional de Mindanao desde mayo.

Los militantes de Abu Sayyaf mantienen más de 20 rehenes, entre ellos varios extranjeros, en Basilan y otra de sus bases en la isla de Sulu.

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, colocó a toda la región de Mindanao bajo la ley marcial en 60 días desde el 23 de mayo, tras la ocupación de la ciudad de Marawi por parte de extremistas armados.

Recientemente, la ley marcial fue extendida hasta el final de este año para facilitar a las fuerzas de seguridad abatir a los terroristas.-VNA