Manila, (VNA) - Filipinas renunció a ser sede de los Juegos Deportivos del Sudeste de Asia (SEA Games) de 2019, ya que su gobierno decidió utilizar la financiación destinada a ese evento para reconstruir las zonas afectadas por el conflicto en Marawi.

La decisión fue tomada tras varias reuniones entre funcionarios deportivos y el presidente filipino, Rodrigo Duterte, y el titular de la Comisión Deportiva de ese país, William Ramírez.

Filipinas fue anfitrión de los SEA Games en 2005 y había aceptado acoger los Juegos Deportivos del Sudeste de Asia 2019 en 2015.

Los enfrentamientos entre el ejército gubernamental y los militantes vinculados al autodenominado Estado Islámico (EI) han tenido lugar en la ciudad de Marawi desde el 23 de mayo, dejando más de 550 muertos y obligando a 200 mil personas a abandonar sus hogares. – VNA