Manila (VNA) – El gobierno filipino y el insurgente Frente Democrático Nacional (NDFP) no alcanzaron ningún acuerdo en la cuarta ronda de conversaciones de paz, efectuada en la ciudad holandesa de Noordwijk.

Fuerzas armadas de Filipinas. (Foto: AP)

En este sentido, el jefe de las Fuerzas Armadas de Filipinas, general Eduardo Ano, informó que el gobierno no aceptó un alto el fuego unilateral porque el Nuevo Ejército Popular - brazo armado del NDFP - tenía pensado usar la tregua como excusa para extorsionar a negocios y particulares.

Los rebeldes, en cambio, han manifestado que si no han declarado unilateralmente la tregua es porque el Gobierno jamás tuvo intención de sumarse al cese de hostilidades.

Con anterioridad, el negociador jefe del NDFP, Fidel Agcaoili, indicó que estaba dispuesto a ser flexible y abierto con el fin de lograr una tregua bilateral.

Según estimaciones, el enfrentamiento entre el ejército filipino y el NDPF dejó unos 30 mil muertos desde 1968. –VNA