Foto de ilustración (Fuente: VNA)
 

Hanoi (VNA) – El Índice de precios al consumidor (IPC) de Vietnam en la primera mitad de 2016 aumentó en 1,72 por ciento en comparación con el mismo lapso del año anterior, informó hoy el Departamento General de Estadísticas. 

Asimismo, el incremento promedio del IPC en los primeros seis meses del año es de sólo 0,39 por ciento al mes, dijo Vu Thi Thu Thuy, representante del Departamento, durante una rueda de prensa en Hanoi. 

En junio, el IPC creció en 0,46 por ciento comparado con el de mayo pasado y en 2,4 por ciento en relación con idéntico período de 2015, con ascensos registrados en 10 de los 11 grupos de productos y servicios, mientras que el sector de correos y telecomunicaciones reportó una merma de 0,06 por ciento, reveló. 

Los servicios de transporte obtuvieron el mayor aumento, de 2,99 por ciento, debido al alza de precios de hidrocarburos, así como los billetes del tren, impulsados por la creciente demanda de viaje en las vacaciones veraniegas, explicó. 

Otros grupos con notables repuntes son viviendas y materiales constructivos, alimentos y servicios de restaurante, cultura, recreación y turismo, añadió. 

Contribuyó al mantenimiento en bajo nivel del IPC la reducción de los precios de arroz, pues junio coincide con la temporada de cosecha, dijo la funcionaria. 

De acuerdo con el Departamento, el tipo de cambio entre la moneda nacional, el dong, y el dólar estadounidense se mantuvo estable, gracias al gran superávit comercial, el abundante fuente de suministro de divisas y la política del Banco Estatal de restringir la especulación de monedas extranjeras. 

En junio, la inflación general y la básica (que es reflejada por el IPC cuando éste no toma en cuenta ni los productos energéticos ni los alimentos sin elaborar, tampoco los servicios de salud y educación) no registraron notable diferencia, lo que evidencia que la política monetaria continuó ayudando a estabilizar la macroeconomía, destacó la fuente. 

La entidad también pronosticó que el IPC crecerá ligeramente en julio, dado el aumento de precios de combustibles, materiales constructivos y agua potable. Además, el mes próximo es el período pico del turismo y también cuando se efectuarán los exámenes de ingreso universitario en todo el país. 

Para el resto del año, los precios de servicios de salud y educación, así como de petróleo y gasolina son factores que podrán afectar al IPC, vaticinó. 

Para cumplir la meta controlar la inflación por debajo de cinco por ciento en 2016, el gobierno necesita calcular el itinerario para los reajustes alcistas de los precios de diversos productos esenciales, para evitar una posible disparada del IPC, recomendó. – VNA