Yakarta, (VNA) – El gobierno de Indonesia busca evacuar y repatriar a los 11 ciudadanos de este país atrapados en la ciudad de Marawi, en la isla filipina de Mindanao, donde tuvieron lugar enfrentamientos entre el ejército y los insurgentes islamistas.
Residentes obligados a evacuarse por combates en Marawi (Fuente: VNA)

Así lo declaró este lunes el jefe de la policía de Indonesia, Setyo Wasistio, quien afirmó que todas esas personas se encuentran seguras y con buen estado de salud.  

El Consulado General de Indonesia en la ciudad de Davao en Mindanao y la policía local dijeron que esos ciudadanos permanecían en Filipinas para difundir el islamismo y no están vinculados con los insurgentes relacionados con el autodenominado Estado Islámico (EI).  

El portavoz de la agencia de migración de Indonesia, Agung Sampurno, confirmó que esas personas informaron con antelación al gobierno local de sus actividades en la mezquita As-Siddiq Abu Bakr en la aldea filipina Barangay Basak Malutlut.

Al estallar los violentos combates, unidades de seguridad locales evacuaron a los indonesios a otra mezquita cerca de la comisaría.  

Pese a la exhortación por la Oficina de Migración y el Consulado General de Indonesia, esas personas todavía no decidieron repatriarse.  

La semana pasada Filipinas anunció la situación de emergencia en Mindanao, la segunda mayor isla del país, debido a los violentos actos provocados por los insurgentes.  

Los combates se desencadenaron cuando la policía y el ejército de Filipinas intentaron arrestar al insurrecto Isnilon Hapnilon del grupo terrorista Abu Sayyaf, partidario del Estado Islámico. Otro grupo asociado con el EI, el Maute, asedió la ciudad de Marawi.  

Con anterioridad, el ejército filipino informó que 31 terroristas fueron eliminados durante los enfrentamientos. – VNA