El presidente Joko Widodo (Fuente: VNA)
 
Yakarta (VNA)- El presidente de Indonesia, Joko Widodo, ha firmado un decreto que, cuando lo apruebe el Parlamento, permitirá disolver grupos radicales, en un momento en el que crece la tensión religiosa en el país por las actividades de asociaciones islamistas.

El ministro de Coordinación de Asuntos Políticos, Legales y de Seguridad, Wiranto, señaló ayer que estos grupos radicales son “una amenaza para la existencia de la nación porque han causado conflicto en la sociedad”.

El decreto revisa la ley sobre asociaciones de 2013 y permite al gobierno actuar sin necesidad de recurrir al poder judicial.

Wiranto aseguró, en un comunicado, que la medida, emitida el lunes, "no tiene la intención de desacreditar a las organizaciones islámicas, y menos a la comunidad musulmana, que es la mayoría de la población en Indonesia", formada por 260 millones de habitantes de los que el 88 por ciento profesa el islam.

El gobierno anunció un día antes de la sentencia que seguiría los cauces legales para disolver Hizbut Tahrir Indonesia (HTI), uno de los grupos islamistas más activos.

HTI aboga por instaurar un califato islámico y la aplicación de la sharia (ley islámica) en Indonesia.

La semana pasada, Nadlatul Ulama, la organización islámica con más miembros del país, y otros trece grupos musulmanes moderados pidieron al Gobierno la utilización del "Perppu" para prohibir a HTI porque, en su opinión, amenaza la seguridad nacional. – VNA