Hanoi (VNA) – El Comité Permanente de la Asamblea Nacional de Vietnam exhortó al gobierno a concretizar los contenidos del plan de desarrollo socioeconómico en el período 2016 – 2020, adecuándolos al espíritu del XII Congreso Nacional del Partido Comunista.

Reunión 46 del Comité Permanente de la Asamblea Nacional (Fuente: VNA)

Los miembros del Comité también afirmaron ayer, durante la sesión vespertina de su reunión 46, la importancia de esa labor para aprovechar las oportunidades generadas por la integración económica global cada vez más amplia y profunda, particularmente tras la formación de la Comunidad Económica de ASEAN y la firma de una serie de tratados de libre comercio de nueva generación.

Pusieron de relieve las prioridades de mejorar el clima de negocios, acelerar la reforma administrativa, controlar deudas malas y el déficit presupuestario, seleccionar inversiones extranjeras, equilibrar la balanza comercial, resolver dificultades para las empresas y aumentar los recursos para la agricultura y el desarrollo rural, así como para la lucha contra el cambio climático.

También escucharon el plan de inversión pública a mediano plazo en el próximo quinquenio, según el cual la demanda para el desarrollo en todo el país será de 179 mil 300 millones de dólares, equivalentes a 20,5 veces el plan de 2015 y 2,1 veces la capacidad del presupuesto estatal.

Sobre ese proyecto, el jefe de la Comisión de Finanzas y Presupuesto de la Asamblea Nacional, Phung Quoc Hien, declaró que el plan presentado por el gobierno es meramente orientativo, con datos estimados, por eso hay que identificar los ámbitos prioritarios para la inversión, evitando el despilfarro del presupuesto estatal.

Tras analizar el plan sobre el uso de tierras durante 2016 – 2020, presentado por el Ministerio de Recursos Naturales y Medio Ambiente, el jefe de la Comisión de Asuntos Económicos, Nguyen Van Giau, exteriorizó el respaldo a la opinión del gobierno sobre la necesidad de reajustar esa planificación.

La Comisión calificó de razonable la propuesta del gobierno de reducir la superficie del cultivo de arroz en 52 mil hectáreas, a unas tres mil 812 hectáreas para 2020, puesto que diversos países importadores del rubro disminuyen su demanda, cuando ya pueden autoabastecerse de alimentos.

Además, comparado con otros cultivos, el arroz no genera ingresos mayores a los agricultores, y la superficie cuyo uso el gobierno propuso cambiar será dedicada a propósitos importantes, tales como el desarrollo de la infraestructura, la industria y nueva ruralidad. – VNA