Kuala Lumpur (VNA)- El Ministerio de Comercio Interior, Cooperativas y Consumo de Malasia ha obligado a los vendedores en línea a mostrar toda la información necesaria que los compradores desearían saber antes de realizar cualquier transacción.

Los vendedores en línea, incluyendo aquellos que ejercen su oficio en las redes sociales como Facebook e Instagram, estarán bajo escrutinio casi tanto como los minoristas convencionales.

Deben presentar información sobre los precios totales de sus bienes y servicios, incluidos impuestos, transporte y otros costos; nombre de la persona que opera el negocio o la empresa; así como el número de registro de la compañía.

Otra información obligatoria incluye la dirección de correo electrónico, número de teléfono o dirección de la persona que dirige el negocio; descripción de las principales características de los bienes y servicios; métodos de pago; términos y condiciones; y el plazo de entrega estimado.

Las personas que manejan negocios en línea sin cumplir con los requisitos antes mencionados podrían recibir una multa de hasta 11 mil 680 dólares o enfrentar una pena de prisión de no más de tres años, o ambas. – VNA