Foto de ilustración (Fuente:internet)
Kuala Lumpur (VNA) - El gobierno de Malasia decidió cesar la concesión de permisos de trabajo a trabajadores de la República Popular Democrática de Corea (RPDC) tras el asesinato de un ciudadano de ese país noresteasiático en un aeropuerto malasio a principios de este año.

Según las fuentes diplomáticas, todos los empleados que trabajaban en un restaurante norcoreano en el centro de Kuala Lumpur fueron deportados después de que sus permisos de trabajo expiraran en mayo.

Cerca de mil trabajadores norcoreanos trabajan en Malasia, principalmente en la minería y la construcción en el estado de Sarawak, en la isla de Borneo.

Las tensiones entre Malasia y la RPDC alcanzaron punto álgido tras el asesinato del ciudadano norcoreano Kim Chol el 13 de febrero en un aeropuerto malasio.
 

Malasia aplaza juicio por el asesinato de ciudadano norcoreano



Malasia dijo que la víctima fue envenenada, mientras que la RPDC insistió en que ese hombre murió a causa de un infarto.

La RPDC acusó a Malasia de emitir falsas conclusiones y anunció que no aceptaría los resultados de la investigación de Kuala Lumpur.

Tras la expulsión de sus respectivos embajadores, la RPDC prohibió de forma temporal la salida del país de todos los malasios residentes en el territorio norcoreano, lo cual fue contestada por Malasia con una similar medida aplicada a los ciudadanos de la RPDC residentes en suelo malasio.

Sin embargo, después de alcanzar un acuerdo con la RPDC el 30 de marzo, Malasia accedió a transferir el cuerpo del fallecido a su familia. Mientras tanto, nueve ciudadanos malasios retenidos en Corea del Norte volvieron a su país el 31 de marzo. VNA
VNA-INT