Naypyidaw​ (VNA)- Myanmar declaró nuevo toque de queda en el estado norteño de Rakhine, donde hay un millón de musulmanes rohingyas, ya que ha reforzado su presencia militar en esa localidad.
Soldados de Myanmar (Fuente: dailymail.co.uk)

Según anunciaron medios de comunicaciones estatales, el nuevo toque de queda entrará en vigor en “lugares necesarios” a medida que los militares monten sus operaciones de despeje.

Mientras, un aldeano de Rohingya expresó que su comunidad temía una repetición de la violenta represión del año pasado.

Anteriormente, el 10 de agosto, el gobierno myanmeno desplegó 500 tropas en varias ciudades, incluyendo Buthidaung y Maungdaw, cerca de la frontera con Bangladesh.

La decisión gubernamental de aumentar la presencia militar en la región y declarar un toque de queda llegó una semana después de que los residentes locales informaran que habían encontrado cuerpos de siete budistas cerca de Maungdaw, luego de que descubrieran un campamento para los combatientes Rohingya. – VNA