Naypyidaw  (VNA) – El comandante de la Fuerza Armada de Myanmar, general Min Aung Hlaing, propuso que Tailandia revise el caso de sus dos coterráneos condenados a muerte por acusaciones de asesinar a dos turistas británicos.

Dos birmanos condenados a muerte (Fuente: VNA)

En un mensaje emitido anoche al vicepremier y ministro de Defensa de Tailandia, general Prawith Wongsuson, y el jefe del Estado Mayor del ejército siamés, Sommai Kaotira, el comandante birmano enfatizó la necesidad de evitar la acusación equivocada y expresó su convicción en que la justicia será ejecutada en la consideración al respeto mutuo y a las relaciones amistosas entre las dos naciones.

El viernes el embajador birmano, Win Maung, también solicitó al primer ministro tailandés, Prayuth Chan-ocha, a revalorar este caso.

En una declaración, el diplomático dijo que respeta pero no acepta la sentencia de la corte tailandesa, en virtud de la cual dos ciudadanos birmanos son condenados a muerte por acusaciones de asesinar a dos turistas británicos en la isla Koh Tao en septiembre de 2014.

La Liga Nacional para la Democracia de Myanmar, que recientemente ganó las elecciones generales, también exhortó que el gobierno birmano respalde a los acusados a interponer la apelación y pidió que los manifestadores fuera de la Embajada tailandesa se controlen.

El mismo día, una marcha de más de dos mil protestadores birmanos en Tachileik obligó a Tailandia a cerrar la frontera con Myanmar. En otros sitios limítrofes tuvieron lugar durante los últimos tres días manifestaciones para reclamar al gobierno tailandés a establecer, junto con autoridades birmanas, un panel mixto que revise este caso bajo la observación de Reino Unido y la prensa internacional.

De acuerdo con la policía siamesa, Zaw Lin y Win Zaw Tun fueron sentenciados a muerte por cobrar la vida de David Miller, violar y asesinar a Hannah Witheridge e intentar a esconder estos delitos. Ambos son de 21 años de edad y fueron arrestados dos semanas después del homicidio en una playa en Koh Tao, un famoso sitio turístico.

Después de declarar culpables, los dos retiraron su anterior confesión y dijeron que habían sido maltratados y obligados a pronunciar falsas declaraciones.

El gobierno británico pidió a Tailandia a realizar una investigación justa y transparente y envió un equipo a este país para ayudar a la policía local. – VNA