Hanoi (VNA) – La séptima reunión de la Estrategia Económica Ayeyawady-Chao Phraya-Mekong (ACMECS 7) y la octava Cumbre de cooperación Camboya-Laos-Myanmar-Vietnam (CLMV 8) alcanzaron importantes acuerdos para impulsar la colaboración multifacética entre los países miembros. 

El premier vietnamita, Nguyen Xuan Phuc, preside CLMV 8 y ACMECS 7 (Fuente: VNA)

Durante la CLMV 8, líderes de Camboya, Laos, Myanmar y Vietnam coincidieron en que la proximidad geográfica a los grandes mercados, abundantes recursos naturales y humanos, políticas comerciales apropiadas son condiciones favorables para el desarrollo económico de esos países, apoyado también por la cuarta revolución científica-tecnológica mundial y la integración económica vigorosa en la región, sobre todo la formación de la Comunidad de ASEAN. 

Sin embargo, esas naciones enfrentan desafíos como la insuficiencia de bases infraestructurales y de la calidad de la fuerza laboral, el cambio climático, la inestabilidad de la economía regional y global y la vulnerabilidad de las economías abiertas y pequeñas, señalaron. 

Ante esa situación, los líderes acordaron continuar la reforma económica nacional, seguir manteniendo la estabilidad macroeconómica y creando condiciones favorables para las empresas, en paralelo con los esfuerzos por una integración más profunda en la economía regional y mundial. 

Además, decidieron impulsar la conexión de transporte mediante la aceleración de la modernización de los corredores económicos subregionales, y aumentar el apoyo a las actividades comerciales e inversionistas mediante la simplificación y sincronización de los procedimientos aduaneros, así como el desarrollo de los parques industriales a lo largo de los corredores económicos y de los mercados fronterizos. 

En la ocasión, aprobaron la iniciativa de los ministros de Economía sobre el establecimiento de un marco de desarrollo del bloque CLMV, a fin de propulsar el avance económico y aprovechar al máximo los beneficios de la integración regional. 

Por otro lado, se comprometieron a incrementar la colaboración para estandarizar las políticas de desarrollo industrial y de empresas pequeñas y medianas, al igual que implementar el Plan de acción 2016 – 2018 sobre la cooperación en el turismo, especialmente los modelos sostenibles y responsables. 

Respecto al desarrollo de los recursos humanos, representantes de las cuatro naciones acordaron continuar desplegando el programa de becas de CLMV, patrocinado por el gobierno vietnamita en el período 2016 – 2020, establecer una base de datos sobre la demanda de los mercados laborales y acelerar el reconocimiento mutuo de diplomas y certificados entre los países miembros. 

Al cierre de la reunión, los líderes avalaron la Declaración conjunta de la CLMV 8 y acordaron que Camboya presidirá la próxima edición en 2018. 

En su discurso en el evento, el primer ministro anfitrión, Nguyen Xuan Phuc, exhortó a los países CLMV a adaptarse con la nueva coyuntura, donde ya no pueden contar con el modelo de crecimiento dependiente de la explotación de recursos naturales, mano de obra barata y tecnologías obsoletas. 

Vietnam está apuesto por crear un gobierno constructivo para el desarrollo, al servicio de las demandas de la población y la comunidad empresarial, afirmó y añadió que el país seguirá esforzándose por mantener la estabilidad macroeconómica, agilizar la reestructuración de la economía nacional y eliminar las barreras de procedimientos administrativos para ofrecer a los inversores un mejor clima de negocios. 

En la ocasión, apreció altamente la asistencia que conceden otros países miembros de la ASEAN al bloque CLMV y propuso el continuo apoyo de las contrapartes a esas cuatro naciones en sus esfuerzos por impulsar el desarrollo socioeconómico, la integración regional y el progreso sostenible. 

En la séptima reunión de la Estrategia Económica Ayeyawady-Chao Phraya-Mekong (ACMECS 7), los líderes discutieron las medidas para impulsar el desarrollo socioeconómico, aumentar la competitividad para las economías miembros e intensificar la integración económica regional, y al mismo tiempo trazaron orientaciones para el desarrollo sostenible de la región del Mekong. 

Reconocieron los logros alcanzados por la cooperación ACMECS durante el último tiempo, sobre todo en la conectividad de transporte, la facilitación del comercio, inversión y turismo, y la protección ambiental. 

Sin embargo, también señalaron los desafíos que enfrentan las naciones, entre ellos la garantía de recursos financieros para los proyectos de desarrollo común, la respuesta al cambio climático, desastres naturales y protección del entorno. 

En esta ocasión, los líderes aprobaron la Declaración Hanoi, con el objetivo de convertir a la región del Mekong en un centro económico de desarrollo dinámico y sostenible. 

Para cumplir ese objetivo, acordaron impulsar, en el próximo tiempo, su cooperación en transporte, comercio, inversión y desarrollo industrial, turismo, agricultura y medio ambiente. 

En concreto, trabajarán para mejorar la calidad de infraestructuras de transporte, construir la red de transporte que conectan entre los países y estimular la participación de empresas en la modernización de vías de comunicación. 

Coordinarán en la simplificación de trámites aduaneros, impulsarán el comercio fronterizo, facilitarán el acceso de empresas a la información, recursos financieros, tecnología, y estimularán el desarrollo de las empresas pequeñas y medianas. 

Prestarán atención al desarrollo de turismo ecológico y responsable, realizarán la iniciativa “Cinco países, un destino” y promoverán la participación de las agencias de viajes en las ferias y exposiciones de gran escala en la región. 

En el sector agrícola, proyectan establecer un canal informativo sobre producción y venta de arroz, construir programas de cooperación en gestión de calidad y seguridad alimentaria, reconocer mutuamente certificados de la calidad de productos y cooperar en la gestión de recursos hídricos en agricultura. 

Movilizarán recursos para cumplir las metas de desarrollo sostenible 2030, cooperarán en la protección de medio ambiente y uso sostenible de recursos naturales de los ríos Ayeyawady, Chao Phraya y Mekong, y las fuentes hídricas transnacionales. 

Al intervenir en la conferencia, el primer ministro Nguyen Xuan Phuc reiteró la necesidad de impulsar la conectividad de transporte, centrada en la modernización de carreteras, sobre todo en las localidades pobres en zonas fronterizas. 

Los países de ACMECS deben cumplir seriamente los acuerdos firmados de cooperación comercial, inversionista y turística y establecer canales de intercambiar informaciones, indicó. 

Sobre la conexión entre ACMECS y ASEAN y otros mecanismos en la región, el premier sugirió desarrollar corredores de transporte en corredores económicos, con apego a la creación de cadenas de producción industrial y servicios. 

Ratificó la importancia de ampliar la escala de mercado, estimular y crear condiciones para que las empresas de las naciones miembros participen en la “cadena de suministro verde”, y aprovechar la cuarta revolución científica-tecnológica mundial con el fin de crear motor para el desarrollo. 

Propuso intensificar la cooperación en gestión y uso efectivo y sostenible de los recursos naturales, intercambiar informaciones sobre el cambio climático, promover el uso de tecnologías amigables con el medio ambiente y cooperar con socios internacionales en respuesta a la variación climática. 

A iniciativa de Vietnam, por la primera vez en el marco de las cumbres de ACMECS y CLMV (Camboya-Laos-Myanmar-Vietnam), se efectuó el Foro Económico Mundial sobre Mekong (FEM-Mekong) con la participación de socios de desarrollo. 

La VIII Cumbre de ACMECS tendrá lugar en Tailandia en 2018. – VNA