Las negociaciones del Tratado de Asociación Transpacífico (TPP, inglés) registraron avances alentadores cuando Canadá, México y Japón lograron acercarse a un acuerdo respecto al mercado de componentes automovilísticos.

Ministros de Comercio de 12 países negociadores del TPP en Hawaii (Fuente: VNA)


En la conferencia de Ministros de Comercio de 12 países negociadores del TPP en curso en la ciudad estadounidense de Atlanta, Canadá y México encendieron luz verde para la apertura del mercado norteamericano para piezas automovilísticas fabricadas en Asia, uno de los problemas más espinosos en las conversaciones.

Esos países exigen que los autos exentos de impuesto en TTP deban contener como mínimo el 45 por ciento de componentes producidos en las naciones participantes en el tratado, mientras que Japón pidió una cifra de 32,5 por ciento.

Canadá y México insistieron en su demanda ya que según el Acuerdo de Libre Comercio de Norteamérica (NAFTA, inglés), del cual ambos son miembros, más del 60 por ciento de las piezas automovilísticas deben ser fabricadas por países de ese bloque para beneficiarse del impuesto cero.

Akira Amari, ministro japonés a cargo de las negociaciones del TPP, expresó en una conferencia de prensa su confianza de que las partes alcanzarán pronto un acuerdo, mientras que el titular de comercio de Australia, Andrew Robb, afirmó que se esfuerzan para recortar las diferencias.

Sin embargo, la protección de las nuevas patentes de medicamentos y la apertura por parte de Canadá y Estados de mercados a los productos lácteos de Nueva Zelanda siguen siendo las barreras para lograr el convenio comercial.

El TPP, cuyas las negociaciones comenzaron desde 2005, atrae la participación de 12 naciones que incluyen Brunei, Chile, Nueva Zelanda, Singapur, Australia, Malasia, Perú, Estados Unidos, Vietnam, México, Canadá y Japón.

De acuerdo con las estimaciones, una vez firmado, el TPP se convertirá una zona de libre comercio con 800 millones de pobladores y, ocupará 30 por ciento del intercambio comercial global y cerca del 40 por ciento de la economía mundial. – VNA