Hanoi (VNA) – La agricultura constituye un pilar de la economía de Vietnam al contribuir significativamente a la garantía del bienestar social y a la integración global, afirmó hoy el primer ministro, Nguyen Xuan Phuc. 
(Fuente: VNA)

Al intervenir en una reunión nacional en línea efectuada para hacer el balance de las actividades del sector agrícola y desarrollo rural este año, el jefe del gobierno señaló los mayores problemas de la rama, entre ellas la escasez del acceso a los recursos terrestres; la ineficiencia de las empresas agrícolas y cooperativas; la insuficiente aplicación de ciencia-tecnología en la producción, así como del comercio electrónico en la distribución de los productos; la pequeña escala de cultivo, el desperdicio del terreno y la permanencia de la devastación forestal. 

Respecto a las principales orientaciones para el año próximo, Xuan Phuc subrayó que la agricultura debe prestar mayor atención a la calidad, en lugar de a la cantidad de la producción, y al establecimiento de marcas de los productos agrícolas nacionales. 

Una agricultura que sufre efectos graves y frecuentes del cambio climático, como la de Vietnam, debe ser reestructurada, para convertirse en una agricultura inteligente, la cual no sólo genere, gracias a la aplicación de ciencia-tecnología, productos de alto valor, sino también ayude a resolver los problemas del bienestar social y de la supervivencia a los habitantes, declaró el premier. 

De acuerdo con Xuan Phuc, la tarea más importante en 2017 es prevenir y mitigar las consecuencias de desastres naturales, particularmente perfeccionar las infraestructuras.

Además, es necesario establecer un grupo especializado en la reestructuración agrícola, que escuche las aspiraciones de los agricultores y siga de cerca la tendencia mundial para adecuar las políticas al respecto, añadió.

Tras enfatizar la importancia de crear cadenas de valor en la agricultura e  intensificar el procesamiento, aumentando el valor de los productos, el premier aseguró la voluntad de eliminar todas las barreras en el acceso de los cultivadores a los recursos del terreno. 

Comenzaron las dificultades para el sector de agricultura y desarrollo rural de Vietnam en 2016 con las peores olas de frío en los últimos 60 años en 14 provincias montañosas septentrionales, a las cuales siguieron la histórica sequía en el Sur de la región central y la Altiplanicie Occidental y la salinización sin precedentes en los 100 años pasados en el Delta del río Mekong, el mayor granero del país.        

Más recientemente, desde octubre hasta la fecha, ocho provincias en el Centro fueron azotadas por cinco consecutivas inundaciones históricas.

Según datos del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, los desastres naturales cobraron en lo que va de año la vida de 253 personas y causaron pérdidas materiales equivalentes a mil 700 millones de dólares, que incluyen un millón 100 mil hectáreas de cultivo azotadas y mil 410 embarcaciones destruidas. 

Esos fenómenos desfavorables disminuyeron el crecimiento de la agricultura en 0,18 por ciento en la primera mitad del año. Numerosas exportaciones importantes del país, entre ellas arroz, café y camarón, registraron reducciones tanto en el volumen como en el valor.

Sin embargo, en el segundo semestre, gracias a los esfuerzos de todo el sistema político y de los agricultores, el sector se recuperó impresionantemente, para alcanzar un crecimiento del Producto Interno Bruto de 1,2 por ciento al cierre de un año repleto de desafíos. 

Por primera vez, las exportaciones de verduras y frutas superaron a las de arroz, al alcanzar dos mil 400 millones de dólares (frente a los dos mil 200 millones de las ventas arroceras), para un incremento de 31,2 por ciento en comparación con 2015. – VNA