Ha Tinh, Vietnam (VNA) – La acería Hung Nghiep Formosa Ha Tinh debe considerar el asunto ambiental como una cuestión vital, subrayó hoy el primer ministro de Vietnam, Nguyen Xuan Phuc.
El primer ministro de Vietnam, Nguyen Xuan Phuc. (Fuente: VNA)

El jefe de gobierno visitó esta mañana la fábrica de la empresa taiwanesa Formosa en la zona económica de Vung Ang, en la provincia centrovietnamita de Ha Tinh, para revisar el área de tratamiento de aguas residuales y la cadena de producción de esta acería.

Presidió luego una sesión de trabajo con representantes de Hung Nghiep Formosa Ha Tinh, ministerios, sectores y autoridades locales para revisar los resultados de la superación de las consecuencias del incidente ambiental en las cuatro provincias centrovietnamitas de Ha Tinh, Quang Binh, Quang Tri y Thua Thien-Hue, provocado por la mencionada acería en abril del año pasado.

“Si no puede garantizar la seguridad, no operará. Quiero aclarar que en caso de cometer de nuevo violaciones, Hung Nghiep Formosa Ha Tinh será cerrada”, declaró.

Reconoció los esfuerzos de las partes concernientes en la superación del problema, así como en el mantenimiento de la seguridad, el orden social y el ritmo del desarrollo socioeconómico de las mencionadas localidades centrovietnamitas y la provincia norteña de Nghe An.

Hung Nghiep Formosa Ha Tinh admitió responsabilidad en el pasado incidente ambiental y desplegó medidas para recuperar completamente el entorno marino, incluida la construcción de embalses ecológicos y filtros naturales, observó.

Indicó que la empresa logró recuperar 52 de las 53 zonas afectadas por sus violaciones, excepto un área en el pueblo de Hai Thanh, en la municipalidad de Ky Anh, en Ha Tinh, y está instalando los más modernos equipos para su sistema de tratamiento ambiental.

Concluyó que tales hechos mostraron la determinación de Hung Nghiep Formosa Ha Tinh y reiteraron el punto de vista del gobierno vietnamita de crear las mejores condiciones posibles para los inversionistas.

Solicitó a las autoridades y pueblos de las cinco localidades vietnamitas afectadas por el incidente apoyar a Hung Nghiep Formosa Ha Tinh, reconociendo la buena actitud de esta compañía taiwanesa en el proceso de recuperación y preservación del entorno ambiental.

Exigió a Hung Nghiep Formosa Ha Tinh aplicar tecnologías avanzadas y utilizar las más modernas máquinas en su cadena de producción con el fin de garantizar plenamente su responsabilidad social.

Manifestó su confianza de que la acería taiwanesa cumplirá con sus responsabilidades e instó a la empresa a aumentar la producción y a prepararse bien para casos de problemas ambientales.

Encargó al Ministerio de Recursos Naturales y Medio Ambiente (MRNMA) la supervisión de las actividades de Hung Nghiep Formosa Ha Tinh, mediante la colocación de equipos observadores, con el fin de garantizar que la empresa cumpla con los criterios ambientales.

Requirió a las autoridades de Ha Tinh coordinarse bien con el MRNMA y otros órganos competentes, al tiempo de mejorar la capacidad de sus recursos humanos con el fin de garantizar el orden social y la seguridad para la operación de Formosa, evitando que las fuerzas hostiles inciten y provoquen acciones negativas.

También urgió al Ministerio de Salud a publicar los criterios de calidad de los productos marítimos en el pueblo de Hai Thanh.

Anunció que el gobierno seguirá proporcionando de manera oportuna recursos para perfeccionar las condiciones de producción.

Vietnam se empeña en convertirse en uno de los países con mejor ambiente inversionista en la región, por lo tanto, las autoridades locales deben perfeccionar el entorno de negocios para que los inversores operen sin dificultades en la nación, apuntó.

En abril de 2016, la construcción y las operaciones experimentales de Hung Nghiep Formosa Ha Tinh causaron una severa contaminación del entorno marino y provocaron la muerte masiva de animales acuáticos en varias provincias centrales vietnamitas.

Según datos oficiales, casi 100 toneladas de peces muertos fueron arrastradas por las olas a lo largo de 200 kilómetros de la costa central.

La empresa admitió la responsabilidad en ese caso y se comprometió a compensar con 500 millones de dólares por las pérdidas causadas.- VNA