Hanoi (VNA) – Líderes de las empresas estatales que no cumplan la conversión en sociedades anónimas en el plazo trazado, provocando pérdidas a los bienes del Estado, serán sancionados estrictamente, afirmó el primer ministro vietnamita, Nguyen Xuan Phuc.
 
El primer ministro de Vietnam, Nguyen Xuan Phuc (Fuente: VNA)

Al intervenir la víspera en una reunión nacional sobre la reordenación y renovación de las empresas de capital estatal en el período 2016-2020, el premier enfatizó que la reforma de esas compañías debe ser una tarea política clave de 2017.  

Datos de 2015 señalan la operación eficiente de todas las 350 firmas transformadas, la cual posibilitó un aumento de 49 por ciento de las ganancias brutas, de 27 por ciento de las contribuciones presupuestarias, de 72 por ciento del capital estatutario total y de 33 por ciento del ingreso de los trabajadores, relató.

Esas cifras concretas patentizan los beneficios de esa política, así como la necesidad de reestructurar las empresas estatales en un itinerario acertado, para cambiar radicalmente la forma de gestión; crear un entorno leal, transparente y equitativo; y fortalecer la lucha y prevención de corrupción, aseguró.  

El sector público se debe disminuir, cada empresa estatal debe ser más eficiente, y el capital del Estado se debe proteger y utilizar más pragmáticamente, orientó el jefe del gobierno.

Respecto a la renovación de las compañías estatales en el próximo año, Xuan Phuc calificó de tarea de primera categoría identificar los sectores que el Estado necesita controlar y los de que debe retirar sus capitales.  

El Estado tomará el control de los ámbitos públicos y algunos sectores de fallo de mercado (que se refiere a la ineficiencia del suministro que hace un bien o un servicio, o cuando se sugiere que una institución fuera del mercado, como el gobierno, podría producir mejores resultados que iniciativas privadas del mercado); mientras reducirá o retirará la totalidad de sus bienes de los sectores restantes, precisó.

El premier pidió resolver los obstáculos que dificultan la transformación de las compañías a sociedades anónimas, poniendo relieve la responsabilidad individual, especialmente de los cargos de liderazgo, en esas actividades.  

Para garantizar el máximo interés del Estado, Xuan Phuc orientó a invitar a consultores internacionales prestigiosos a participar en la valoración de las compañías.

También manifestó el respaldo a la propuesta de los participantes en la reunión de vender el capital estatal en las empresas en que el Estado controla menos del 49 por ciento del valor de las acciones.

De acuerdo con un informe publicado en la conferencia, durante los 15 años pasados, el número de firmas estatales cayó de seis mil a 718. En el período 2011-2015 en particular, 591 compañías fueron convertidas en sociedades anónimas, equivalente al 96 por ciento de la meta. – VNA