Hanoi (VNA)- El presidente vietnamita, Tran Dai Quang, enfatizó hoy la importancia de poner en juego la gran unidad nacional en la empresa de construcción y defensa de la patria ante las nuevas exigencias. 

El presidente vietnamita, Tran Dai Quang. (Foto: VNA)

En un artículo escrito en ocasión del aniversario 71 de la Revolución de Agosto y el Día Nacional (2 de septiembre), el mandatario subrayó que la unidad nacional se ha convertido en un patrimonio inestimable y una tradición preciosa del pueblo vietnamita. 

La historia muestra que bajo cualquier circunstancia, esa tradición se ha convertido en una fuerza invencible que lleva a la nación de victoria en victoria, escribió. 

Desde su fundación y en el proceso del desarrollo, el Partido Comunista de Vietnam (PCV) siempre define la solidaridad nacional como un lineamiento estratégico, la fuerza, impulsor principal y factor decisivo para el triunfo de la revolución, aseveró Dai Quang y citó la afamada frase del presidente Ho Chi Minh sobre el tema “Unidad, unidad, gran unidad- Éxito, éxito y gran éxito”. 

Desde la Revolución de Agosto hasta la fecha, el Estado ha promulgado políticas y leyes en temas de nacionalidades, religiones, juventud, mujer, obrero, campesino, intelectual, cultura y residentes en el extranjero para enarbolar la unidad nacional en la construcción, salvaguardia y desarrollo del país, escribió. 

Conscientes de esta tarea, todas las instancias han intensificado contactos con los habitantes para conocer su aspiración, propuesta y opiniones con el fin de asesorar al Estado en el diseño de políticas y soluciones para asuntos referidos directamente a la vida de la población. 

Para realizar con éxito la industrialización y modernización del país, la integración internacional, la independencia, soberanía, unificación e integridad territorial de la patria, es necesario elevar la conciencia y responsabilidad de todo el sistema político y toda la sociedad en la consolidación de la gran unidad nacional, señaló. 

La unidad nacional, explicó el estadista, debe basarse en la solución armónica de las relaciones e intereses entre los miembros de la sociedad, en mejorar las condiciones de vida de la población y en garantizar un ambiente seguro y el disfrute igualitario de los ciudadanos de los logros de la renovación. 

Enfatizó en la necesidad de construir un contingente de funcionarios ejemplares y responsables que sirvan al pueblo, así como fomentar la disciplina dentro del Partido y el aparato administrativo. 

Todos los órganos partidistas y gobiernos en todos los niveles deben diversificar la propaganda y elevar la calidad de la educación sobre el patriotismo, responsabilidad ciudadana, moralidad y ética profesional, señaló. 

De igual manera, se debe crear el consenso social y poner en juego responsabilidad comunitaria y la autodeterminación en la construcción y defensa de la patria, considerándolos factores importantes para consolidar la unidad nacional, apuntó. 

De acuerdo con el jefe de Estado, es necesario que los gobiernos en todos los niveles presten atención a la garantía de los intereses legítimos de la población y combinen armónicamente los intereses individuales con los del colectivo y de toda la sociedad. 

También subrayó la importancia de facilitar la participación de la población en la elaboración y supervisión de las políticas, programas y planes del desarrollo socioeconómico, defensa y seguridad. 

Recomendó a dialogar con pobladores para solucionar temas relativos a su vida y trabajo como tierra y medio ambiente, castigar rígidamente los casos de corrupción y luchar contra argumentos distorsionados de las fuerzas hostiles que intentan socavar la unidad nacional. 

Reiteró que se deben respetar las creencias de las etnias minoritarias y pobladores religiosos para fortalecer la solidaridad y consenso entre los religiosos y los ateos, y entre personas de diferentes cultos, así como luchar contra las acciones de paganismo y superstición y las que aprovechan de religión para perjudicar los intereses de la patria y pueblo. 

Para reforzar la solidaridad, han de elevar el papel del Frente de la Patria y las organizaciones de masas en la implementación de las políticas en este trabajo y en las labores con las nacionalidades y religiones, indicó. 

Subrayó la importancia de atraer a vietnamitas residentes en ultramar para que contribuya a la patria, así como adoptar medidas efectivas para proteger los derechos e intereses legítimos de esos compatriotas. 

La fuerza del PCV es la estrecha relación como uñas y hueso del Partido con el pueblo, por lo tanto las orientaciones, lineamientos y políticas de la organización y leyes del Estado deben beneficiar a la población, aseveró. 

La misión del Partido Comunista y de todo el sistema política es renovar incesantemente los métodos de dirección, pensamiento y capacidad combativa para agrupar a todos los estratos en la gran unidad nacional, creando así una fuerza sólida en la empresa de construcción y defensa de la patria socialista, concluyó.-VNA