viernes, 18 de agosto de 2017 - 4:36:27

Presidente exhorta mayores esfuerzos para llevar adelante al país

Impresión

El presidente de Vietnam, Truong Tan Sang, subrayó la necesidad de aprovechar las oportunidades, promover la fuerza del todo pueblo y proteger intereses nacionales para llevar al país adelante.

En un mensaje a propósito del año nuevo 2015, el mandatario elogió los importantes logros del país en 2014 bajo la dirección del Partido Comunista, los cuales ayudan a desarrollar integrada y sosteniblemente la empresa de renovación nacional.

A continuación, la Agencia Vietnamita de Noticias presenta extractos del artículo del miembro del Buró Político del Partido Comunista (PCV) y jefe de Estado.

“Junto con otros pueblos en el mundo, despedimos al año 2014. Para nosotros, el 2014 es un año de retos y dificultades, pero superamos.

“La llegada del 2015 crea nueva vitalidad para el pueblo vietnamita que empeñará sus esfuerzos para conquistar nuevos triunfos en un año de grandes acontecimientos: el aniversario 80 de la fundación del PCV (3 de febrero); 70 de la victoria de la Revolución de Agosto (19 de agosto) y la proclamación de la Declaración de la Independencia (2 de septiembre); 40 de la Liberación del Sur y la Reunificación Nacional (30 de abril); los 125 años del natalicio del presidente Ho Chi Minh (19 de mayo); 30 años de la renovación y la aproximación del duodécimo Congreso Nacional del Partido Comunista, con una nueva visión, nueva misión, nueva fuerza, nueva manera de acción y confianza en nuevos éxitos”.

Al enfatizar el desarrollo sostenible como una opción estratégica, el estadista escribió: “estamos viviendo en la era de globalización con oportunidades y desafíos intrincados e impredecibles; quedarse atrás o crear grandes saltos para alcanzar al mundo de hoy y adueñar su propio destino; detener también significa ir a la zaga. Ser dejado atrasado, sobre todo en la economía, fue el riesgo que nuestro Partido advirtió hace 20 años, en enero de 1994, y nuestro pueblo desplegó esfuerzos incesantes durante dos décadas para superarlo.

“Por lo tanto, nuestra única opción es seguir adelante para desarrollar el país de forma sostenible pues los tiempos no detienen y esperan a nadie, la competitividad global siempre contiene riesgo “vida o muerte” y ninguna nación es una excepción, lo que resulta en constantes cambios en el equilibrio de poder entre los países y regiones de todo el mundo”.

“El progreso sustentable y la reducción de la brecha del desarrollo económico con los países desarrollados en la región y en el mundo, por la meta de un pueblo rico y un país fuerte, son una responsabilidad innegable, la sagrada misión y el honor de cada ciudadano vietnamita.

“Por consiguiente, en 2015 y los años venideros, con firme voluntad, capacidad, inteligencia y el potencial de nuestro pueblo, tenemos que centrarnos en eliminar las trabas y obstáculos, superar las deficiencias y limitaciones en la economía para sacar el país de la desaceleración, recuperar el crecimiento y continuar promoviendo la renovación, la industrialización, la modernización y la integración internacional de manera creativa y eficaz; cumplir la tarea de cambiar el modelo de crecimiento para elevar la economía del país, con una nueva calidad y un nuevo nivel del desarrollo, a la altura de las otras en la región”.

El mandatario hizo hincapié en que el desarrollo sostenible es la opción estratégica del país en la situación actual y la medición de la capacidad intelectual vietnamita a la luz de la competencia mundial, el cual decidirá la imagen futura, así como el papel y la posición de Vietnam en el mundo en las próximas décadas.

Al referirse a la salvaguardia del interés nacional, reiteró que “a lo largo de miles de años, nuestros antepasados, en cualquiera situación, siempre definen el interés nacional como la meta suprema en todas sus acciones.

“En el medio de la feroz competencia mundial en la actualidad, la verdad “no hay nada más valioso que la libertad y la independencia” ilumina aún más. La integración internacional de nuestro país tiene como objetivo aprender y adquirir las quintaesencias de la humanidad para enriquecer la nuestra cultura imbuida de las identidades nacionales, aprovechar las fuerzas externas, estimular las internas y convertir, al mismo tiempo, las fuerzas externas en internas, a fin de construir una nación próspera y elevar la posición del país al nivel de otras grandes potencias”.



Tan Sang puntualizó que en ese proceso, todo el pueblo mantiene la firme posición para no perderse, quedarse atrasado y/o ser dependiente de otros países.

Por proteger la independencia, la soberanía, la unificación y la consagrada integridad nacional, así como el socialismo y la prosperidad del pueblo, todos los vietnamitas están dispuestos a superar todos los escollos, recalcó el jefe de Estado diciendo que esa determinación sirve como una base para distinguir las tareas trascendentales y cosas que se deben evitar.

La recomendación del Tío Ho de hacer todos por el beneficio del pueblo constituye una guía para reconocer quiénes son enemigos y quiénes son socios, así como identificar nuestras contrapartes en cada situación concreta, señaló.

De acuerdo con el punto de vista de nuestro Partido, todos los Estados que respetan la independencia y la soberanía de Vietnam, y conceden gran importancia al establecimiento de los nexos de amistad y la cooperación basada en los beneficios mutuos son nuestros socios, mientras que las fuerzas que conspiran a sabotear la obra de construcción y defensa nacional son objetos de lucha, abundó.

El dignatario subrayó que ganar la voluntad del pueblo es la lección radical y que “el pueblo crea la historia, la fuerza popular es invencible” constituye una verdad aprobada por la historia milenaria de los vietnamitas y también la de otros países en el mundo.

En la era de Ho Chi Minh, todos los vietnamitas están impregnados de la ideología: el pueblo es la fuerza raíz de todos las victorias. Los éxitos durante más de 80 años últimos de la revolución vietnamita se atribuyen a la aplicación de ese pensamiento en todos los campos, puntualizó.

Hoy en día, la empresa de renovación incluye la continua construcción del país próspero, fuerte, democrático, equitativo y civilizado, la defensa de integridad territorial y la protección de hazañas revolucionarias y la vida del pueblo, indicó.

En el tiempo próximo, al lado de ventajas existen también dificultades y desafíos, aseveró y consideró la gran unidad y el consenso de todo el pueblo como una fuerza invencible que ayuda al país para superar esas adversidades.

Dedicar todos los máximos esfuerzos para servir al pueblo, prestar atención al mejoramiento de la vida material y espiritual de la población y proteger la su vida son deberes y responsabilidades tanto del Partido Comunista y el Estado, como de cada ciudadano, enfatizó.

Acentuó que la conducta sincera, el mantenimiento y el respeto a la paz y la amistad son estándares morales de Vietnam.

El pueblo vietnamita, amante de la paz, siempre aspira vivir en un ambiente pacífico para construir y desarrollar la Patria, fomentar la amistad y cooperación tanto con los países vecinos como otros en el mundo, precisó.

“Nos levantamos con armas sólo cuando estamos obligados a luchar contra los invasores para defender la libertad, independencia y soberanía sagrada nacional”, dijo.

Heredando y desarrollando las tradiciones bondadosas y humanitarias de las generaciones antecesoras – que conformen con los rasgos de la nueva coyuntura –, el pueblo vietnamita desea mantener las relaciones amistosas y cooperativas con otros países, sobre la base de la igualdad, el respeto a la independencia, la soberanía, la unificación, la integridad territorial, el régimen político, el equilibrio de intereses y en beneficio mutuo, por la paz, la estabilidad y el desarrollo de Vietnam, así como de la región y el mundo, corroboró.

Afirmó que Hanoi está dispuesto a ser un amigo, contraparte confiable y miembro responsable de la comunidad internacional.

“En medio de los complejos acontecimientos globales, nosotros condenamos enérgicamente las guerras invasoras, actividades terroristas y perturbadoras, actos dañinos e intervenciones en asuntos internos de los países soberanos y respaldamos la lucha por la paz, la independencia, democracia y progreso social”, subrayó.

Reiteró el rechazo firme de Vietnam a las estratagemas e intentos de invadir y causar litigios en el Mar Oriental, amenazando su legítima soberanía marítima e isleña.

Para este pueblo, la soberanía sobre esos territorios es sagrada e inviolable, una herencia inapreciable de los predecesores que las generaciones de hoy deben proteger como tesoro para los sucesores, precisó.

Reiteró que el pueblo vietnamita, con la tradicional aspiración hacia la paz, la amistad y humanidad, mantiene constante la voluntad de resolver las disputas por vías pacíficas, con respeto a las leyes internacionales, los acuerdos entre la ASEAN y China, así como los compromisos de alto nivel, a fin de salvaguardar la paz y la estabilidad para el desarrollo del país y el ambiente pacífico y sostenible en la región, así como de garantizar la libertad y seguridad de la navegación en esta ruta trascendental del mundo.

La justicia está a favor del pueblo vietnamita, que se basa en sus legítimos derechos para fomentar la gran unidad nacional y recabar el amplio apoyo internacional a su lucha por la integridad territorial. Paralelamente dispone de otras medidas apropiadas para estar listo ante cualquier acontecimiento, montando firme la defensa de la sagrada soberanía marítima e isleña de la Patria, subrayó.

Con determinación y confianza, Vietnam está dando pasos robustos en el camino hacia el socialismo, abriendo perspectivas a una renovación completamente exitosa y una sociedad feliz y prosperidad, además de unir las manos con la comunidad internacional en la construcción de un planeta de paz, estabilidad, amistad, cooperación y prosperidad, concluyó. –VNA

VNA-POL
Sus comentarios sobre este artículo ...
Otros