Manila (VNA) – El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, anunció que el Gobierno cancelará las conversaciones de paz con el grupo rebelde Nuevo Ejército Popular (NPA, por sus siglas en inglés).
Rodrigo Duterte (Fuente: VNA)

En su declaración ayer ante reporteros en la ciudad de Davao, el mandatario informó que ordenó a los negociadores del panel de paz del gobierno “desmontar las tiendas de campaña y regresar a casa”.

Las conversaciones de paz permanecerán canceladas hasta que se introduzca una razón convincente que beneficie al interés de la nación, dijo Duterte.

El 3 de febrero, el presidente de Filipinas decidió anular el alto del fuego unilateral con el NPA y el ejército filipino también prometió no tener piedad del grupo rebelde.

Con anterioridad, el NPA declaró el cese de hostilidades con el gobierno de manera unilateral, supuestamente por el incumplimiento de la parte gubernamental de la amnistía de unos 400 prisioneros políticos.

Al mismo tiempo, acusó que las fuerzas militares del gobierno aprovecharon el alto el fuego para invadir los territorios bajo su control.

El agosto de 2016, el NPA declaró el cese el fuego para reactivar los diálogos de paz con el gobierno, que entró en vigor a finales de ese mes y concluirá el próximo 10 de febrero.

El enfrentamiento entre el ejército filipino y el NPA resultó unos 30 mil muertos desde 1960 y se estima que el NPA cuenta hoy día con alrededor de cuatro mil miembros. – VNA